La mayoría de las personas ya no hablan de Dios – pero quieren

Es difícil hablar de Dios en estos días.

Para mí es difícil, aunque escribo para América , soy anfitrión de un podcast sobre noticias del Vaticano y produzco “Fe en el Enfoque con el Padre James Martin, S.J” un programa de entrevistas centrado en conversaciones espirituales. Simplemente no tengo esas conversaciones a menudo yo mismo.

Y no soy el único. Una encuesta de Barna realizada en 2017 por encargo de Jonathan Merritt , el autor de Aprendiendo a hablar de Dios desde cero, descubrió que menos de una cuarta parte de los estadounidenses hablan sobre Dios o temas religiosos con regularidad. Más de la mitad de los que rara vez tienen conversaciones religiosas dijeron que evitan activamente el tema por una variedad de razones, incluido el temor de iniciar una discusión o sonar “raro” o simplemente ser desanimados por la frecuencia con la que se politiza la religión.

Menos de un cuarto de todos los estadounidenses hablan sobre Dios o temas religiosos con regularidad.

Es cierto que los políticos son algunas de las últimas personas que hablan públicamente de Dios – a menudo citan de manera selectiva pasajes de las Escrituras para apoyar sus propias agendas. Y cuando los políticos o los ideólogos parecen ser los únicos que hablan de Dios, es difícil querer unirse a esa conversación.

En 2018, el equipo de vídeo de America comenzó a trabajar en un nuevo espectáculo que esperábamos podría proporcionar un antídoto para este problema. Se llamaría “Fe en el Enfoque”, como la sección de la revista impresa que presenta reflexiones espirituales personales, y sería presentada por el mismo James Martin, SJ, un prolífico escritor espiritual. El Padre Martin entrevistaría a invitados conocidos y no tan conocidos sobre su oración, cómo se relacionan con Dios y cómo llevan su fe a su trabajo y vida familiar.

Pensamos que la gente podría estar interesada en ver a algunas de sus celebridades favoritas hablar sobre su fe o que estarían encantadas de tener la oportunidad de aparecer en el programa. Lo que no anticipamos fue que las personas que se toparon con “Fe en el Enfoque” estarían entusiasmadas con la forma normal, casual y sin prejuicios que parecían estas conversaciones espirituales.

No anticipamos que las personas estarían entusiasmadas con la forma normal, casual y sin prejuicios que parecían estas conversaciones espirituales.

Después del lanzamiento del Episodio 2, que incluyó una entrevista con Stephen Colbert, escuchamos a varias personas con una variedad de puntos de vista políticos y religiosos – desde ateos hasta un “Judío agnóstico que busca la fe”, hasta católicos que buscan una señal de esperanza – sobre cómo apreciaban la conversación del Padre Martin con el señor Colbert. Tanto Fox News como The Washington Post escribieron con simpatía sobre ese episodio, con el último diciendo que “Fe en el Enfoque” “muestra una nueva audacia en la izquierda no sólo para incursionar en la fe sino para desafiar la incomodidad de la cultura con respecto a la palabra G”.

Los Estados Unidos no considera que el programa esté “a la izquierda” o “a la derecha”, pero Michelle Boorstein de The Washington Post plantea un buen punto: los que son políticamente liberales tienden a rehuir las conversaciones espirituales más que los conservadores. Como productor, tengo la esperanza de que “Fe en el Enfoque” sea un foro para que personas reflexivas de diferentes tendencias políticas hablen honestamente sobre su fe. Además, espero que continúe inspirando a los espectadores de todos los ámbitos de la vida a reflexionar sobre cuestiones espirituales y quizás incluso a llevar esas conversaciones honestas y vulnerables a sus propias vidas.

En lo que a mí respecta, el proceso de sentirme más cómodo con las conversaciones espirituales sigue siendo lento, pero producir “Fe en el Enfoque” me empuja a ser cada vez más abierto acerca de mi propia fe. Para el segmento del programa llamado “Pueblo de Dios”, en el que el Padre Martin realiza videoconferencias con un Católico de cualquier parte del mundo sobre una experiencia de Dios que cambió su vida, puedo llamar a cada invitado antes de la grabación para que escuchen sus historias y prepararlos para el programa. Considero que estas entrevistas previas son muy íntimas: no hay cámaras ni equipos de estudio de lujo; soy sólo yo y el invitado, a quien en muchos casos nunca he conocido, compartiendo historias sobre la oración y Dios.

A veces, durante la mejor de estas llamadas, puedo dejar de lado mis preocupaciones sobre la duración de la historia o la conexión de Internet del invitado o las posibles preguntas de seguimiento del Padre Martin y simplemente escuchar a los invitados, animarlos y hacerles saber que están siendo escuchados. Estas personas de fe me asombran por cuan vulnerables están dispuestos a estar conmigo, un completo extraño, y me inspiran a tener la misma apertura para compartir mis propias experiencias con los demás.

He estado tratando de hacer eso en otras áreas de mi vida. He hablado con amigos que creo que simpatizarán con mis consuelos y luchas en la oración. En el podcast de noticias de Estados Unidos “Dentro del Vaticano”, he tratado de describir cómo el escándalo y los pasos en falso en la Iglesia pueden dañar la fe de los Católicos regulares, incluido yo mismo.

Todavía es difícil para mí y para muchos estadounidenses hablar de Dios. Pero espero que “Fe en el Enfoque” nos ayude a iniciar una nueva conversación.

Autor: Collen Dulle

* Artículo reproducido con el debido permiso de America the Jesuit Review. America the Jesuit Review no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo