Regresa al camino

Somos una especie animal interesante. A veces somos capaces de convertirnos en hacedores de milagros; pero en otras ocasiones somos la fuente de desorden. Algo como un tornado de dos piernas dispensando miseria por donde caminemos. Sin embargo, cuando le permitimos a nuestra esencia interna brillar, cualquiera de nosotros puede convertirse en un faro en la oscuridad.

Podría bien ser que esta opción vague por encima o por debajo, izquierda o derecha, es también practicada por animales y otros seres, pero ya que es lo suficientemente difícil para mí darle sentido a mi propio comportamiento me abstendré de expresar opiniones sobre lo que no entiendo.

Entre las enormes posibilidades disponibles en la enciclopedia de opciones que los seres humanos pueden escoger, me parece que alguien arrancó el capítulo de la Espiritualidad de nuestros libros. Yo creo que muchos de los problemas que nos están afectando podrían ser fácilmente resueltos si despertamos la opción final que siempre residen en nuestra esencia.

Situaciones conflictivas como la corrupción, el comportamiento poco ético, la avaricia ciega, el odio, la discriminación, la sensualidad salvaje; el uso extendido de substancias que nos vuelven idiotas, asesinos, ladrones, egoístas y muchas otras opciones dañinas se convierten en flores pestilentes de este ramo dudoso donde nuestras peores pesadillas y miedos se vuelven reales.

No estoy seguro si es mi edad que de alguna manera me ha privado de la capacidad de observar las cosas fríamente. Con más frecuencia me encuentro a mi mismo en shock al grado de maldad en la que algunos crímenes son cometidos; o al nivel extendido de desvergüenza política, corrupción a gran escala y malevolencia que parece estarse extendiendo alrededor del mundo como un virus silencioso.

El cáncer espiritual ha infectado lentamente a millones y millones con consecuencias mucho peores que cualquier película de terror de Hollywood que hayas imaginado hasta ahora. El daño está sucediendo en nuestro propio núcleo y las víctimas de esta brutalidad sin sentido son aquellas personas e instituciones que son consideradas como los baluartes que moldearon nuestras propias sociedades.

Las familias, la religión, las escuelas y los profesores, los niños inocentes; la honestidad, la dignidad, la amabilidad, el perdón, la humildad, ahora parece haberse perdido en la agitación de este tifón de la enfermedad humana que parece estar en espiral dando vuelta sin control en su hedor pútrido.

Quizás, éste es un efecto de la enorme cantidad de seres humanos que existen en este planeta hoy. Hoy somos cerca de siete billones de personas y muchos han escogido opciones populares, persiguiendo metas materialistas y sensuales a niveles exagerados. La estampida ciega humana no puede terminar bien y estamos comenzando a ver sus consecuencias.

Por otro lado, es precisamente durante esta oscura tormenta que una luz de guía espiritual puede brillar. Las fuentes de nuestros sabios antepasados nos guían claramente a un entendimiento de Dios todavía están intactas y disponibles para cada uno de nosotros. No somos abandonados y no estamos solos o condenados. Además, todo lo que necesitamos para escapar de esta locura es abrir nuestros ojos y tomar las decisiones correctas. Aquí están algunos ejemplos:

La Santa Biblia está llena de estas historia de la vida real o tiempos de agitación sufridos por muchos. Los principales principios de los Cristianos son la Fe, la Esperanza y la Caridad. La compasión, el perdón, la moralidad, la humildad, la oración y el ayuno nos llevan a otras virtudes.

El Judaísmo sigue trece principios de Fe:

1) Dios existe. 2) Dios es uno y único. 3) Dios es incorpóreo. 4) Dios es eterno. 5) La oración es para ser dirigida a Dios solamente. 6) Las palabras de los Profetas son verdaderas. 7) Las profecías de Moisés eran verdaderas. 8) El Torá escrito (los primeros cinco libros del Viejo Testamento) y el Torá oral (El Talmud y las tradiciones orales) fueron dadas a Moisés. 9) No habrá otro Torá. 10) Dios conoce los pensamientos y hechos de los hombres. 11) Dios recompensará lo bueno y castigará lo malo. 12) El Mesías vendrá. 13) Los muertos serán resucitados.

Buda predicaba una doctrina de sufrimiento, su origen, su cesación y camino. Hay muchas clases de Budismo. El Dalai Lama explica que él basa sus enseñanzas de compasión en el Budismo Tibetano o Nying Je cuyas connotaciones abarcan lo siguiente:

1) Amor. 2) Afecto. 3) Amabilidad. 4) Gentileza del Espíritu. 5) Corazón cálido.

Los cinco Pilares del Islam son los siguientes:

1) Fe, 2) Oración, 3) Caridad, 4) Ayuno  5) Peregrinaje a la Meca.

Los cinco principios del Hinduismo son los siguientes:

1) Dios existe 2) Todos los seres humanos son divinos. 3) La unidad de existencia sucede a través del amor. 4) Armonía Religiosa. 5) Conocimiento de su Río Sagrado, Guion y Mantra.

¿Dónde comienza el conflicto entre las religiones? Cada una de las Religiones principales expresan un camino común y metas basadas en la benevolencia. Las peculiaridades culturales y territoriales existen en cada religión pero el mensaje es siempre uno de unidad, dirección, compasión, generosidad, armonía ¿ Por qué tenemos estas guerras en las que se culpan a las religiones?

Las Religiones no tienen nada que ver con los conflictos que existen estos días. Las razones detrás de las agitaciones existentes son la avaricia, las agendas políticas ocultas y las mentiras flagrantes cobardemente escondidas bajo el velo de la religión. Lo menciono porque la agitación que está afectando nuestro planeta parece estar basado en las mismas decisiones erróneas que muchos siguen hoy.

Las fuentes originales de sabiduría disponibles a todos están siendo apartadas mientras las decisiones mundanas y vacías son seguidas. Al final, esta falta de alimento espiritual ha llevado a una enfermedad emocional y mental que está creando frustración, ira y confusión interna.

El día llegará cuando nuestro momento de expiración individual nos llegue, cuando nuestros cuerpos dejarán de funcionar como tal. Yo creo que nuestra verdadera esencia continuará brillando mucho más allá de los límites del tiempo y espacio. Hoy, sin embargo, tenemos la oportunidad de brillar en amor tan brillantemente como podemos. Si el tiempo no tiene importancia, no hay urgencia entonces para perderla en elecciones equivocadas.

La sabiduría de la humanidad está abarcada y disponible a través de la internet en casi todas partes del mundo en todo el planeta. No estamos solos pero somos diminutas ramas del árbol ilimitado de Dios, las reflexiones de Su incomparable luz; notas musicales de Su melodía.

Quizás el tiempo para recuperar nuestra cordura ha llegado. Todo lo que necesitamos hacer para limpiar el desastre es decidir firmemente en nombre de nuestros objetivos más altos y, finalmente, regresar al camino.

* Artículo reproducido con el debido permiso de R. Bonnet. R. Bonnet no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo