Una fe que está anclada y sostenida

Hace poco estuve viendo la copia más antigua de la obra maestra de Rumi, el Masnavi. Esta es una alegoría mística masiva de 50.000 líneas y seis volúmenes que comienza con nuestro estado actual de quebrantamiento y nos llama a un camino de Amor Radical, antes de culminar en una historia de lo que significa ser un ser humano completo. No pude pasar de la primera línea. 

“Este es el libro de las coplas que riman, 

y es la raíz de la raíz de la fe”.

Fue esa frase, “la raíz de la raíz” la que atrapó mi imaginación. Justo allí, en una pluma roja, como un profesor calificaría un examen, un editor había hecho una corrección:

“Este es el libro de las coplas que riman, 

y es la raíz de la raíz de la raíz de la fe”.

No sabemos mucho sobre quién copió el manuscrito original, pero conocemos la letra del editor de bolígrafos rojos. Es una persona famosa: el propio hijo de Rumi, Sultán Valad. La corrección se remonta al año 1278, menos de cinco años después del fallecimiento de Rumi. Esta es una corrección antigua.

No es suficiente saber acerca de la raíz de nuestra fe. O incluso la raíz de la raíz de la fe. Necesitamos la raíz de la raíz de la raíz de la fe. Pero, ¿qué significa hablar de la raíz de una fe, la médula de nuestra existencia?

He estado pensando durante un tiempo acerca de la necesidad de tener una fe que sea robusta, húmeda, con base y arraigada. Tal vez tenga algo que ver con haber estado en el norte de California y ver estos majestuosos árboles de secoya. Tal vez me hayan fascinado estos majestuosos organismos vivos que necesitan estar enraizados y anclados para resistir las tormentas de la vida. Nosotros también anhelamos una fe que sea robusta, húmeda, cimentada y arraigada.

Esta metáfora de la fe como árboles es antigua. A los sabios Musulmanes les encantaba hacer una distinción entre “raíces” y “ramas”. La fe tiene diferentes ramas, pero nos llamaban a centrarnos en las raíces. Las ramas son muchas, hay muchas reglas y regulaciones. Los sabios nos llamaban a seguir explorando qué es lo que nos arraiga, lo que nos fundamenta, lo que nos ancla.

¿Es nuestra familia? ¿Es nuestra reputación? ¿Es nuestro ingreso? ¿Es confianza en sí mismo?

Si estos son los que nos arraiga que a su vez los arraiga a ellos? Si es así, ¿cuál es la raíz de nuestra raíz? ¿Qué es lo que ancla a nuestra familia? ¿Qué es lo que ancla nuestra reputación? ¿Qué es lo que ancla nuestros ingresos? ¿Qué es lo que ancla nuestra autoconfianza? Los árboles necesitan estar anclados y enraizados, y nosotros también. También nuestra fe.

Las raíces hacen dos cosas por los árboles: anclan el árbol y extraen nutrientes y sustento para el. Somos como estos árboles – necesitamos estar anclados y necesitamos ser sostenidos. Si las raíces del árbol son débiles, el árbol no se anclará correctamente. Cuando la primera tormenta real golpea, un árbol puede ser derribado.

Nosotros somos así. En la vida, habrá tormenta tras tormenta. A veces nos encontramos en el ojo del huracán. ¿Tratamos de escribir nuestra salida? ¿Estamos encallados? ¿Estamos enraizados? Y tal vez tan importante, ¿está arraigado lo que nos arraiga en sí mismo?

Si estamos arraigados en el amor de nuestra familia, ¿qué hacemos cuando nuestra familia es derribada? Si estamos arraigados en nuestra reputación, ¿qué hacemos cuando nuestra reputación – justa o injustamente – recibe un golpe? ¿Cuál es la raíz de nuestra raíz?

Las raíces hacen una cosa más por nosotros: nos dan acceso a nutrientes y sustento. Cuantas veces vemos un árbol que ya no se sostiene. Se vuelve quebradizo, seco y no da fruto. Eventualmente, se marchita y muere.

Cuán a menudo vemos un tipo de fe seca. Cuán a menudo vemos una fe que ya no es amable, ni generosa, ni tierna, ni justa, ni da fruto. Hay una diferencia entre ser religioso y ser amable. Vemos a muchos, en cada tradición de fe, que tienen fe en el tipo de teología “correcta”, y tal vez incluso observan los rituales correctos, pero no hay ternura, no hay humedad, no hay amor.

Que podamos estar enraizados. Que lo que nos arraiga en sí mismo sea arraigado.

Y como lo indicó la letra del hijo de Rumi, podemos seguir arraigando, anclando y afianzando nuestras raíces, para que podamos elevarnos. El alza, el alcance, hacia el cielo ya está conectado a la conexión a tierra. Solo podemos volar a través de lo que está en tierra.

Entonces, y sólo entonces, es posible volver al resto de esa primera línea:

“Este es el libro de las coplas que riman, 

y es la raíz de la raíz de la raíz de la fe, 

en el descubrimiento de los secretos del corazón de la certeza,

y la unión con el Amado Divino”.

Que podamos encontrar la raíz de la raíz de la raíz de nuestra existencia. Que encontremos la médula de nuestro ser y busquemos estos secretos para la unión en nuestros corazones.

Entonces, amigo mío, ¿qué te arraiga? ¿Qué te ancla? ¿Y qué arraiga lo que te arraiga? ¿Cuán conectados a tierra estamos? ¿Y cuán húmeda y nutrida está la médula de nuestra alma?

Omid Safi lleva tours espirituales todos los años a Turquía, Marruecos u otros países para estudiar las ricas tradiciones religiosas múltiples allí. Los viajes están abiertos a todos, desde todos los países. Más información está disponible en Illuminated Tours.

Es director del Centro de Estudios Islámicos de la Universidad de Duke. Se especializa en el estudio del misticismo Islámico y el Islam contemporáneo y escribe con frecuencia sobre las tradiciones liberacionistas del Dr. King, Malcolm X, y está comprometido con las tradiciones que vinculan el amor y la justicia.

Omid es el último presidente del Estudio del Islam en la Academia Americana de Religión. Ha escrito muchos libros, incluidos Musulmanes Progresistas: sobre la justicia, el género y el pluralismo ; Cambridge Companion to American Islam; La política del conocimiento en el Islam pre moderno; y  Memorias de Muhammad. Sus próximos libros incluyen  Amor radical: Enseñanzas de las tradiciones místicas Islámicas  y un libro sobre el famoso místico Rumi.

Omid es uno de los oradores más buscados sobre el Islam en los medios populares, que aparece en  The New York Times,  Newsweek,  Washington Post, PBS, NPR, NBC, CNN y otros medios internacionales. Puede ser contactado para hablar sobre compromisos en omidsafi@gmail.com.
* Artículo reproducido con el debido permiso de O Being. O Being no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.
Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo