Amoris Laetitia y la nueva mentalidad pastoral

146

La exhortación del Papa Francisco “Amoris Laetitia” (“La Alegría del Amor”) fue recibida calurosamente por la Conferencia Episcopal Católica de los Estados Unidos esta mañana. El Obispo Richard J. Malone de Búfalo, Nueva York, el presidente de la Comisión Episcopal de Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud, dijo que la exhortación apostólica nos trae “una rica reflexión sobre la misión de la familia y sobre como la Iglesia puede equipar parejas para abrazar la visión de Dios sobre el matrimonio y puede ofrecer la curación para las familias que están luchando”.

Agregó, “Le damos la bienvenida a ésta enseñanza del Papa Francisco como el fruto del proceso sinodal iniciado por él hace más de dos años – un proceso que se ha inspirado en nuestra Iglesia, y de hecho en todo el mundo, una atención renovada de la importancia del matrimonio y la familia para toda la sociedad.

“Animo a todos los Católicos, especialmente a aquellos viviendo la vocación del matrimonio y la vida familiar, a tomarse un tiempo para leer y estudiar la exhortación como una guía pastoral a la gran vocación del matrimonio en el Señor”.

El Obispo Malone llamó a la exhortación “una ayuda de inspiración para el clero y los laicos que generosamente acompañan a las parejas mientras se preparan para el matrimonio y a través de su vida conyugal, tanto en sus alegrías como en sus dificultades”.

Comentando sobre la exhortación durante una mesa de prensa esta mañana, el Obispo Malone dijo “Amoris Laetitia” se centró en “llegar a las personas no en el abstracto, sino en las realidades concretas de sus vidas,” algo que él cree que la Iglesia en los Estados Unidos está especialmente preparada para llevar a cabo debido a sus ministerios y programas variados. “Estamos con las familias, y buscamos apoyar a aquellos que son tocados por la pobreza, los retos de la inmigración, pornografía” y otras dificultades sociales y personales.

El Obispo Malone llamó el impacto que el nuevo documento podría tener en retornar a los Católicos divorciados y vueltos a casar – y otros en lo que la Iglesia ha llamado situaciones “irregulares” — a la vida sacramental de la Iglesia “una cuestión crítica”.

En la exhortación “el Papa no evita o huye de los temas difíciles, así es que lo que tenemos que hacer es comprometernos con este llamado del Santo Padre es un viaje mucho más intencional como Iglesia mientras caminamos con nuestro pueblo a través de todas las alegrías y esperanzas y también todas las tristezas y dificultades del matrimonio y la vida familiar; ahí es donde tendremos que examinar nuestras conciencias, examinar nuestros programas, mirar todo – con el tiempo – iluminado por las enseñanzas del Santo Padre”.

El Obispo Malone estuvo acompañado por la Conferencia Episcopal Católica de los Estados Unidos, Presidente Arzobispo Joseph Kurtz de Louisville, Kentucky, dijo el “Amoris Laetitia” insta a la Iglesia a evitar la tendencia de “etiquetar a las personas en categorías,” la insta a “a ver a las personas como únicas” y a dejar de tirar piedras. El Papa Francisco, agregó, “no está cambiando las reglas; él nos está dando una mentalidad en la vemos a la persona primero”. En cuanto a la forma en que las Iglesias y pastores locales comienzan a alcanzar a quizás los heridos o que luchan en sus comunidades “Yo pienso que podemos tener un gran efecto,” dijo el arzobispo, describiendo la exhortación como una “versión revisada para alcanzar y para encontrar nuevos maneras de caminar con las personas”.

Los dos líderes de la Conferencia Episcopal Católica de los Estados Unidos estuvieron acompañados esta mañana por Helen Alvaré, J.D., una columnista de América y profesora de derecho de la Escuela de Derecho Antonin Scalia de la Universidad George Mason. Ella comentó, “Este documento es una promesa en que la Iglesia estará dramáticamente presente en el ámbito de la familia y teniendo en cuenta como el estado esta realmente apartándose del apoyo que el matrimonio necesita y que tanto el matrimonio y niños juntos necesitan, yo pienso que es un desarrollo fabuloso.

“No puedo estar más agradecida con el Papa Francisco por acelerar esto”.

La Srta. Alvaré dijo que el Papa parece tener una aguda apreciación de cómo un individualismo corrosivo y presiones económicas, sobretodo profundamente sentido entre los trabajadores pobres estadounidenses, pueden herir las relaciones en el matrimonio. “Yo pienso que el Papa balancea bien el anhelo natural por el matrimonio con una apreciación realmente cruda de cuan grave puede ser la situación en el piso”, dijo ella.

De acuerdo con la Srta. Alvaré, la exhortación celebra tanto el feminismo y lo que el hombre y mujer de hoy en día traen al matrimonio. Ella agregó que el “Amoris Laetitia”  tiene un “enorme lenguaje de los derechos de los niños” y un lenguaje sobre los derechos de los padres en contra de un Estado intrusivo.

Durante una conferencia de prensa en Chicago esta mañana, el Arzobispo Blase Cupich hizo hincapié que la exhortación ¨no era acerca de reformar las reglas de la Iglesia — es acerca de reformar a la Iglesia… es acerca de tener un cambio muy radical en el enfoque que tenemos de las personas viviendo sus vidas diarias” y discernir nuevas oportunidades para “acompañarlos”.

El Arzobispo Cupich le dijo a los medios de Chicago, “Este no es una documento de auto-referencia; no se trata de aumentar la cuota del mercado,” es decir, conseguir que los Católicos vuelvan a los bancos de la Iglesia. “Es sobre personas y como realmente acompañarlos e integrarlos… y hacerles saber que no están solos..”

El Arzobispo José Gómez de Los Ángeles dijo que la exhortación “llega en un momento crítico, cuando el significado del matrimonio, familia y amor humano es confuso y disputado en nuestra sociedad. Por lo tanto, le doy la bienvenida a este documento como un regalo a la Iglesia pero también a todos los que quieren entender lo que Dios realmente pretende para nuestra verdadera felicidad como hombres y mujeres”.

Agregó, “En lo personal, me sentí alentado por lo que el Papa tiene que decir acerca de preparar a los hombres y mujeres para el matrimonio y acerca de nuestra necesidad de acompañar a las parejas, especialmente durante esos primeros años cuando apenas están empezando el camino de su vida en común. También me ha tocado el llamado de nuestro Santo Padre hace a todos nosotros en la Iglesia de alcanzar con compasión a las familias heridas y personas viviendo en situaciones difíciles”.

Como reacción al documento, el Arzobispo William Slattery de Pretoria, Sur África, portavoz de los Obispos Católicos en Sur África, dijo, “Toda vida familiar es un pastoreo en misericordia. Cuidado especial debe ser dado en la Iglesia de la comunidad a aquellos que experimentan la lucha y el fracaso; ellos son parte de nosotros, deben ser bienvenidos, deben ser invitados a traer sus dones al servicio de la familia de Dios”.

Él dijo, “El Papa no propone soluciones, sino que guía a los Obispos y sacerdotes en las posibles respuestas. Este puede ser un paso radical para aquellos que no están familiarizados con la historia de una Iglesia que hemos crecido viendo como altamente centralizada, con las doctrinas, leyes y prácticas enviadas desde lo alto para nosotros para ser aplicadas en cada caso”.

El Arzobispo Slattery agrega, “Si bien la exhortación se deriva directamente del Sínodo y la Iglesia tradicional , el Papa – como siempre – se mueve lejos de las duras realidades de la fría legislación para abrazar con ternura la experiencia vivida de esta el más humana de todas las instituciones”.

Algunos esperaban que el Arzobispo de Filadelfia Charles Chaput, O.F.M. Cap., encontrara fallas con la exhortación – ha estado en desacuerdo a veces con el Pontífice Argentino – pero en un comunicado dado a conocer esta mañana, el parecía generalmente positivo acerca de la exhortación. Él llamó al “Amoris Laetitia” “una reflexión seria y extensa sobre el matrimonio Cristiano”.

“A pesar de que no cambia las enseñanzas o disciplina de la Iglesia, hace hincapié en la importancia de la sensibilidad pastoral para hacer frente a las situaciones difíciles que muchas parejas casadas enfrentan hoy en día,” dijo el Arzobispo Chaput. “El Papa Francisco es un experto en analizar las fuerzas culturales que hacen del matrimonio Cristiano un testigo único, y a menudo un desafío especial. Su reconocimiento de la importancia de los niños y el valor de la adopción son grandes expresiones de apoyo a la vida familiar.

“Felizmente, la clase de discernimiento pastoral que pide en el ‘Amoris Laetitia’ ya está sucediendo en muchas de nuestras comunidades parroquiales, y el aliento del Santo Padre, viniendo unos pocos meses después del Encuentro Mundial de Familias, es un gran regalo”. El Arzobispo Chaput se unió al Papa Francisco mismo, y a muchos Obispos de todo el mundo con comentarios sobre la exhortación hoy, instando a que el completo y extenso documento – de más de 250 páginas – sea leído con paciencia y atención.”

“Se trata de una orientación sólida,” dijo el Arzobispo, “sobre todo en la lucha que siempre se lleva a cabo para estampar una interpretación particular en intervenciones papales importantes. Mis propios pensamientos más desarrollados serán próximos. Mientras tanto, podemos estar agradecidos con los pensamientos del Santo Padre en un asunto de verdadera gravedad. Nada es más esencial para cualquier sociedad que la salud del matrimonio y la familia”.

Francis DeBernardo, Director Ejecutivo, New Ways Ministry (Nuevas Maneras de Ministerio), una organización independiente de apoyo a los Católicos L.G.B.T. fue menos entusiasta hacia el nuevo documento, señalando que “La Alegría del Amor” no es probable que “inspire alegría en los Católicos LGBT y sus partidarios”.

“En lo que se refiere a asuntos de orientación sexual y de identidad de género, la última exhortación apostólica del Papa reitera fórmulas de la Iglesia que muestran que el Vaticano todavía tiene que aprender de las experiencias y vidas de fe de tantos miembros L.G.B.T. de la Iglesia o sus partidarios,” se quejó.

El Sr. DeBernardo dijo, “A pesar de que el Papa llama a que los líderes de la Iglesia y ministros sean menos críticos y respetar las conciencias individuales, no ha proporcionado un nuevo enfoque pastoral a los temas L.G.B.T. o su gente”.

Sobre temas relacionados con la familia, el Sr. DeBernardo permitió que el documento “ofrezca algunos consejos esperanzadores”.

Añadió:

Y si este consejo se aplica simplemente a los asuntos LGBT, que no sería incompatible el hacerlo, este documento hubiera sido mucho más positivo. El Papa Francisco llama a un cuidado pastoral que no juzgue, asistir a las personas en el desarrollo de sus conciencias, alentar diversas respuestas pastorales basadas en la cultura local, y llamar a los líderes de la Iglesia a ser más auto-críticos. Todas estas cosas, si se aplican a las personas y asuntos LGBT, podría producir cambios positivos enormes en la Iglesia.

Hablando con Laurie Goodstein del New York Times, R. R. Reno, editor de First Things (Primeras Cosas), describió “La Alegría del Amor” como un “documento fangoso que substituye las reglas, leyes y requisitos de la Iglesia con “hablar acerca de ideales y valores”.

“Yo pienso que es un cambio imprudente,” le dijo el Sr. Reno a la Srta. Goodstein. “Este documento claramente abre la posibilidad de que un sacerdote pueda determinar que una persona divorciada y vuelta a casar sea digna de recibir la comunión, pero bajo qué términos y el por qué es lo fangoso”.

El Obispo Thomas Tobin de Providence, Rhode Island, que ha sido extremadamente crítico del Papa Francisco en el pasado, tomó un enfoque vigilado a la exhortación en un comunicado dado a conocer esta mañana. “El documento se dirige a una amplia gama de temas basados en experiencias de la vida real,” dijo, agregando, “Tiene la capacidad única de simultáneamente complacer y decepcionar a casi todos los que lo leen”. También instó a la prudencia y reflexión: “La carta del Papa sobre el matrimonio es una reflexión extensa y llena de matices que merece nuestra cuidadosa y atención devota en los días, semanas y meses por venir. Es como un vino tinto fino – debe ser degustado y saboreado, no bebido”.

Autor: Kevin Clarke

* Artículo reproducido con el debido permiso de América The Jesuit Review. América The Jesuit Review no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo