Cambiar la cultura de la Iglesia

68

En Enero, la oficina del Vaticano que supervisa a los sacerdotes Católicos, hermanas y hermanos en las órdenes religiosas mundiales tuvieron una sesión plenaria. Siete mujeres asistieron como representantes de las mujeres religiosas del mundo.

El hecho puede no parecer significante para aquellos fuera del Vaticano, ya que las hermanas y monjas obviamente representan una gran parte de aquellos en la vida religiosa. Pero era la primera vez en décadas que las mujeres habían estado presentes en dicha reunión, el resultado de una petición directa al Papa Francisco.

Cuando unos 900 líderes de las congregaciones mundiales de mujeres religiosas se reunieron con el Papa Francisco el pasado Mayo, ellas preguntaron por qué no habían sido invitadas.

“Hablar de alguien que está ausente no es del Evangelio,” respondió el Papa. “Ustedes deben estar presentes.” El prometió  que hablaría con el jefe de la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el Cardenal João Braz de Aviz, sobre el tema.

Sor Carmen Sammut, quien lidera el grupo paraguas mundial de mujeres religiosas basado en Roma llamado Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), dijo en una entrevista reciente que desde que el Papa hizo su promesa, un cambio se ha hecho.

“Nosotras fuimos invitadas y pudimos hablar,” ella explicó. “Este fue un verdadero cambio estructural.”

Tras cuatro años de este Pontificado, muchos de los cambios que están ocurriendo en los escalones superiores de la Iglesia se hacen eco de las experiencias de las hermanas: Algo que a primera vista pudiera parecer menor adquiere un significado más amplio. Las transformaciones se construyen lentamente a medida que la cultura cambia.

A medida que Francisco entra en su quinto año, algunos se preguntan exactamente lo que este Papa, quien se hizo conocido al decir que él había venido “de los confines de la Tierra ” para el trabajo, ha logrado. Lo que es más, ellos se preguntan, ¿Cómo las cosas que él no ha logrado serán llevadas a cabo?.

Tres de los más cercanos colaboradores Episcopales del Papa Francisco dijeron en entrevistas recientes con NCR que el Papa esta jugando un juego muy largo, tratando de cambiar la visión de la Iglesia de su misión y su postura hacia el mundo. Algunos Teólogos dicen, que haciendo eso, él también está cambiando la opinión cultural más amplia de  la Iglesia.

El Cardenal de Boston  Sean O’Malley, el único estadounidense que se desempeña en el Consejo Asesor de Cardenales del Papa Francisco, dijo que el Papa ha sido una “bendición para nuestra Iglesia y nuestro mundo.”

“Yo sé que ha habido algunas controversias en los últimos tiempos, pero las enseñanzas del Santo Padre y su ejemplo son una gran fuente de ánimo para nuestro pueblo,” dijo O’Malley. “Él ha cambiado la conversación sobre la Iglesia en nuestro país, y estamos muy agradecidos por eso.”

El Cardenal de Washington Donald Wuerl, quien asesora al Papa Francisco sobre los nombramientos Episcopales como miembro de la Congregación de Obispos, dijo que el Papa está haciendo un llamamiento para un reconocimiento de que debido a que la cultura más amplia ya no es Cristiana, y mucho menos Católica, la Iglesia debe cambiar su comportamiento.

“Esta es una cultura muy diferente a la de hace 25 años atrás,” dijo Wuerl. “Nosotros sabemos ahora que tenemos que alejarnos de los era una postura de mantenimiento mucho más cómoda a uno mucho más desafiante, impulsada por el Evangelio, evangelizando al discipulado, para usar las palabras de [Francisco].”

El Cardenal de Chicago Blase Cupich, quien fue elevado al cardenalato por el Papa Francisco el pasado Noviembre, dijo el Papa está trayendo la atmósfera de novedad experimentada durante el Concilio Vaticano II 1962 a 1965  de nuevo a la Iglesia.

“No creo que haya tenido esta sensación de frescura del Concilio más que lo que la he tenido en este punto,” dijo Cupich. “Al leer la reacción de las personas hacia él pienso en como las personas estaban respondiendo al Concilio con la misma sensación de esperanza y alegría y orgullo acerca de la Iglesia que vimos en ese momento.”

¨Él constantemente está regresando a ésta pregunta:

¿Hacia dónde está Cristo llamándonos ahora?. Y entonces,

vamos a construir cualquier tipo de reforma alrededor de esto.¨

  • Cardenal Blase Cupich.

 

Invirtiendo la pirámide.

Muchos de los titulares sobre el Papa Francisco siguen centrándose en el Amoris Laetitia la Exhortación Apostólica que publicó en Abril 2016 después de dos reuniones mundiales de Obispos en el vaticano, llamaos Sínodos, en los años 2014 and 2015.

Mientras que el foco central del documento era principalmente un desafío para los Católicos para ver la gracia incluso en las situaciones familiares más imperfectas, muchos de los comentarios sobre este se han enfocado en su apertura aparente a permitir a los divorciados y vueltos a casar a que puedan comulgar en algunas circunstancias.

Más allá de las particularidades de la Exhortación, algunos observadores dijeron que ellos piensan que la manera que el Papa Francisco desarrolló el documento es una de las más grandes ventanas que el ha ofrecido  acerca de cuales cambios duraderos el quiere hacer en la Iglesia.

Lisa Sowle Cahill, una Teólogo moral del Boston College, dijo que ella pensaba que el Papa usó el proceso del Sínodo como una manera de considerar la posible evolución en las enseñanzas de la Iglesia sin causar divisiones abiertas en la Iglesia.

“Pienso que el reconoce sabiamente que si él simplemente saliera con los cambios en las enseñanzas desde arriba, provocaría divisiones en la Iglesia, así como lo hizo Humana Vitae,” dijo ella, refiriéndose a la Encíclica del Papa Pablo VI de 1968 que afirmaba la oposición de la Iglesia al control de la natalidad. “Él evitó hacer esto.”

El Papa Francisco comenzó el proceso Sinodal del 2014 y 2015 haciendo que la Oficina Sinodal del Vaticano distribuyera un cuestionario a las diócesis de todo el mundo sobre las experiencias de la vida familiar de las personas.

A principios del Sínodo del 2014, el Papa le dijo a los Obispos reunidos que ningún asunto debería ser considerado fuera de la mesa y que ellos deberían “hablar con audacia y escuchar con humildad.”

Cahill, quien describió al Papa Francisco como un “maravilloso político eclesial,” dijo que el enfoque del Papa sobre la discusión y uso de la consulta es un “cambio importante ” y es su “principal contribución” a la institución del Papado.

“¿Cuando enseñar sobre sexo y matrimonio ha sido alguna vez manejado de esa forma?” ella preguntó, antes de responder: “Nunca.”

Wuerl, quien participó en ambas reuniones en los años 2014 y 2015, dijo que veía al Papa Francisco usando los encuentros mundiales de los prelados para llevar a cabo una más amplia agenda de compartir algunas de las responsabilidades del Papa con los demás.

“Yo pienso que lo que está haciendo es tratando de poner en práctica lo que el Concilio Vaticano II habló tan claramente acerca de que la supervisión de la Iglesia Universal es la responsabilidad de todos los Obispos, con Pedro y nunca sin él,” dijo el Cardenal.

“No es sólo el papel del Obispo de Roma el gobernar la Iglesia Universal,” el continuó. “Está en la comunión y en el trabajo con, en la consulta con, en la colaboración con todos los Obispos.”

“El Papa está diciendo que no todo es el Papa,” dijo Wuerl. “Tiene que ser esto en  común con los Obispos y la forma más dramática de esto que hemos visto hasta el momento es la idea de tener dos Sínodos uno tras otro.”

O’Malley dijo que é pensaba que la decisión del Papa Francisco de solicitar la opinión de los Católicos Laicos trajo un sentido de entusiasmo e inclusión al esfuerzo.

Bromeando que en un principio le preocupaba que las preguntas enviadas desde el Vaticano fueran “terriblemente complicadas” y provocaran un “gemido colectivo ” de rectorías parroquiales, O’Malley dijo: “Para mi gran sorpresa, las personas estaban muy entusiasmadas.”

“Lo que me sorprendió fue cuan felices estaban las personas de ser preguntadas,” él dijo. “Lo que yo pensé que hubiera sido considerado una molestia, por lo menos en nuestra diócesis, fue un ejercicio en que las personas estuvieron muy felices de ser parte de ello.”

El triángulo está al revés y son los fieles

quienes están en la cima, y los líderes, ya sean los Obispos

o el Obispo de Roma, están en la parte inferior.

  • Sor Carmen Sammut.

Sammut, quien también es la Superiora General de la Hermanas Misionarias de Nuestra Señora de África, dijo que ella pensaba que el Papa usó el Sínodo para promulgar una inversión de la estructura piramidal tradicional de la Iglesia, donde el Papa ha estado en la cima sobre todo los demás.

“El triángulo está al revés y son los fieles quienes están en la cima, y los líderes, ya sean los Obispos o el Obispo de Roma están en la parte inferior para asegurarse que el sentido de la fe de los fieles es tomado en consideración y que todo el mundo puede tener voz en las tomas de decisiones,” ella dijo.

“Por supuesto, el líder tiene que tomar la decisión final, pero será sobre lo que ha oído y sentido por todos,” ella continuó.

Reforma Estructural.

Las reformas del Papa Francisco de la burocracia central del Vaticano en su mayoría se han producido bastante en silencio, durante largos períodos de tiempo. El se movió más rápido después de su elección para profesionalizar las estructuras financieras del Vaticano, creando un nuevo Secretariado de Economía centralizado.

El Papa también recientemente terminó la consolidación de algunas de las oficinas dispares del Vaticano en dos nuevas entidades más grandes: el Dicastério para  los Laicos, la Familia y la Vidas y el Dicastério para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

Varios miembros del personal del Vaticano dijeron que mientras sus reformas de la Curia Romana podrían parecer pequeñas desde afuera, el Papa Francisco ha tenido un gran impacto sobre como las personas que trabajan en las oficinas entienden sus funciones.

Un miembro del personal de nivel medio dijo que el Papa no sólo está enfocado en la consolidación de las oficinas, sino en “hacer a la Curia más consciente del hecho que está al servicio de la Iglesia Universal y no está destinado a dirigir la Iglesia Universal.”

“Si la reforma sólo fuera institucional, o barajando las oficinas, las personas podrían simplemente jugar un nuevo juego en el sistema modificado,” el miembro del personal dijo.

Wuerl dijo que las reformas estructurales del Papa Francisco están enfocadas en 3 aspectos principales: exponer la visión espiritual que debería subrayar el trabajo del Vaticano, cambiar al personal que dirige sus distintas oficinas, según sea necesario, y realinear algunas de las tareas asignadas a dichas oficinas.

“Yo creo que estamos viendo todas las tres cosas,” dijo el Cardenal. “Él se esta moviendo, yo pienso, a un ritmo muy juicioso porque es una institución inmensa.”

Cupich también dijo  que el Papa Francisco no quiere sólo reorganizar las estructuras del Vaticano, sino también diseñar una nueva visión de su trabajo.

“Yo pienso que él tiene un sentido de propósito y una misión acerca de lo que está haciendo,” Cupich dijo. ¨Él no esta haciendo las reformas sólo por reformar, él la está haciendo debido a la visión que está ahí. Él quiere situar la Iglesia para su futuro con el fin de que viva esa visión.”

El prelado de Chicago dijo que el pensaba que el Papa está tratando de desarrollar cambios en el Vaticano basados en lo que él piensa Dios quiere más para la Iglesia.

“Él está constantemente regresando a la pregunta: ¿Hacia donde está Cristo llamándonos ahora?” Cupich dijo del Papa Francisco. “Y entonces, vamos a construir cualquier tipo de reforma alrededor de esto. Él tiene que tener ésta visión, pero es una visión acerca de lo que Cristo quiere que nosotros hagamos, no lo que él quiere hacer.”

O’Malley dijo que el trabajo del Papa de reformar la burocracia del Vaticano “ha sido muy desafiante y a la vez muy urgente e importante.” Indicó que cuando los Cardenales se reunieron para elegir al Papa Francisco en el año 2013 después de la renuncia del Papa Benedicto XVI, una de las cosas en que ellos estuvieron de acuerdo fue la necesidad de una reforma.

“El Papa Francisco ha venido y enfrentado los desafíos,” dijo el Cardenal. “Siempre hay resistencia al cambio, pero el Santo Padre se mantiene muy sereno y enfocado.”

Refiriéndose a su propio trabajo como jefe de la comisión Papal, el Papa Francisco establecida para la protección de los menores, O’Malley dijo que el Papa ha “logrado mucho desde luego en el ámbito de la protección de los niños con el establecimiento de la Comisión y programas educativos que están siendo llevados a cabo en la Curia misma y con las Conferencias de Obispos de todo el mundo”

Él se está dando cuenta, también, que usted tiene que obtener la aceptación de los niveles más bajos, con los Obispos locales y las Conferencias Episcopales locales y todos los sacerdotes y religiosos y todos los laicos.  Lisa Sople Cahill.

Cahill dijo que ella piensa que el Papa se está tomando su tiempo en el despliegue de las reformas de la burocracia del Vaticano para permitir el tiempo apropiado para discutir acerca de lo que es más necesario para el centro de comando de la Iglesia. Ella también dijo que ella piensa que el Papa no quiere simplemente determinar lo que le ocurra a las oficinas individuales bajo su propia autoridad..

“Él se da cuenta que no siempre funciona hacer algo de arriba hacia abajo,” dijo la Teólogo. “Y estoy segura que él está luchando con , ‘Está bien, pero ¿cuándo es realmente importante intervenir?’ “

“Él se está dando cuenta, también, que usted tiene que obtener la aceptación de los niveles más bajos, con los Obispos locales y las Conferencias Episcopales locales y todos los sacerdotes y religiosos y todos los laicos,” dijo Cahill.

“Mientras más abajo él pueda empezar ésta  reforma, más exitosa será en el largo plazo,” dijo ella. “Y yo pienso que él se da cuenta de que si hay Obispos y Cardenales recalcitrantes, su poder será erosionado si las personas no los apoyan.”

Sammut relacionó la experiencia del Papa de tratar de reformar al Vaticano con la experiencia de los jefes de las Órdenes Religiosas  que tratan de cambiar la manera que sus Órdenes funcionan.

“Es fácil tener una visión y tener personas que entienden y quieren entrar en dicha visión,” ella dijo. “Pero cuando viene entonces el cambiar las estructuras, es extremadamente difícil porque usted siempre tiene un porcentaje de personas que quieren mantener lo viejo porque es lo que conocen y lo que se siente seguro.

Ejemplo Personal.

Algunas de las impresiones más duraderas del Papado de Francisco vienen de sus primeros momentos: su decisión de vivir en el Hotel Casa Santa Marta en lugar del Palacio Apostólico, pagar su factura de hotel en persona, y una referencia de oración temprana del Ángelus del libro sobre la misericordia del Cardenal alemán Walter Kasper’s como esencia de los Evangelios.

Tomando nota de la forma sencilla que el Papa se ha conducido desde el comienzo de su ministerio, Wuerl dijo que el Papa Francisco también ha reenfocado la misión del Papado en uno de dar ejemplo de cómo los Cristianos deben actuar.

“Lo que prevalece sobre todo aquí es … lo que el Santo Padre está también haciendo es traer un testimonio personal,” dijo Wuerl. “La manera que él habla, la manera que se presenta a sí mismo, el recorte de gran parte de la parafernalia de la oficina que ha venido de una más temprana edad.

“Yo creo que está es la cualidad más llamativa y duradera: ayudarnos a todos nosotros a regresar a un mayor enfoque Evangélico,” dijo Wuerl.

O’Malley dijo que el Papa Francisco tiene un “sentido pastoral único” que lo ayuda a entender lo que las personas del mundo de hoy necesitan más. El Cardenal de Boston señaló al Año Jubilar de la Misericordia como un ejemplo.

“En mi vida, nunca he experimentado un Jubileo que haya impactado las vidas de las personas de todo el mundo de la manera que éste lo ha hecho,” dijo él.

“En la mayoría de los otros Años Santos, la mayor parte de los Católicos en los bancos no tenían ni idea de que era un Año Santo,” dijo él. “Hemos tenido miles y miles de personas venir a la Catedral y pasar a través de la Puerta Santa. Muchísimas personas regresaron al Sacramento de la Reconciliación. Tantas parroquias envueltas en trabajos de misericordia y cuidando a los desamparados y los enfermos.”

Wuerl dijo que él piensa que el Pontificado de Francisco ha marcado una nueva era para la Iglesia.

“Este es el Pontificado que ha dicho definitivamente, ‘Vamos a ver y hablar y actuar más como esa primera comunidad,’ ” dijo el Cardenal de Washington. “No hay marcha atrás.”

[Joshua J. McElwee es el corresponsal de NCR en el Vaticano. Su dirección de correo electrónico es jmcelwee@ncronline.org. Síguelo en Twitter: @joshjmac.]

Este artículo fue publicado en la edición impresa del 10-23 de Mazo, 2017 bajo el título: Cuatro años del Papa Francisco: un sentido pastoral único.

Autor: Joshua J. McElwee
* Artículo reproducido con el debido permiso de National Catholic Reporter. National Catholic Reporter no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo