El Papa Francisco pide a los principales Obispos que se reúnan con las víctima de abuso sexual, antes de la Cumbre del Vaticano

Juan Carlos Cruz, víctima de abuso sexual clerical en Chile, se emociona después de hablar con reporteros fuera de la Iglesia del Santo Nombre de Jesús en Nueva York el 17 de febrero. (Foto de CNS / Eduardo Muñoz, Reuters) 

El Papa Francisco quiere que los presidentes de las Conferencias de Obispos Católicos en todos los países se reúnan personalmente con las víctimas de abuso sexual por parte del clero y los religiosos antes de asistir a una reunión en el Vaticano sobre la protección de los menores en la Iglesia en Febrero.

La solicitud llegó en una carta a los principales Obispos y otros participantes del Comité Directivo establecido por el Papa Francisco a principios de este mes para coordinar y prepararse para la Cumbre del 21 al 24 de febrero. Aunque la carta no lo dice explícitamente, Estados Unidos ha aprendido que el Papa Francisco personalmente aprobó la solicitud, lo cual fue sugerido por el Comité.

El Papa se reúne con víctimas de abusos casi todas las semanas en Roma, se ha reunido con otros en sus visitas a los Estados Unidos e Irlanda y también invitó a víctimas Chilenas de alto perfil al Vaticano en Mayo pasado. Él cree que estos encuentros personales son de una importancia inestimable para que los Obispos entiendan y respondan adecuadamente al sufrimiento de las víctimas y la gran crisis en la Iglesia que resulta del abuso de niños y personas vulnerables por parte de miembros del clero y las órdenes religiosas.

La solicitud es una clara indicación de que los niños, y no la reputación de la Iglesia, serán la principal preocupación en la reunión.

La solicitud es una clara indicación de que los niños y no la reputación de la Iglesia, serán la principal preocupación en esta reunión. Lo más importante es que la solicitud busca asegurar que todos los participantes de la Conferencia escuchen las voces de las víctimas de manera muy personal.

El Vaticano dio la noticia hoy, 18 de Diciembre, cuando publicó el texto de la carta, firmado por los cuatro miembros del Comité Directivo designado por el Papa: los Cardenales Blase Cupich y Oswald Gracias, el Arzobispo Charles Scicluna y Hans Zollner, SJ.

La carta comenzó recordando la “La Carta al Pueblo de DIos¨, que el Papa Francisco escribió la víspera de su visita a Dublín en Agosto pasado, en respuesta a la crisis de abuso en la Iglesia. En ella, el Papa recordó a todos en la Iglesia que, en palabras de San Pablo, “si un miembro sufre, todos sufren junto con él”.

Recordó que el Papa Francisco dejó en claro que los maltratados por los clérigos también sufrieron daños cuando “no mostramos interés por los pequeños; [cuando] los abandonamos“.

El Papa considera que los encuentros personales son de una importancia inestimable

para que los Obispos respondan adecuadamente al sufrimiento de las víctimas.

“Si, en el pasado, la respuesta fue de omisión”, continuó la carta, “hoy queremos que la solidaridad, en el sentido más profundo y desafiante, se convierta en nuestra forma de forjar la historia presente y futura”.

La carta decía que “si no hay una respuesta integral y comunitaria, no solamente no lograremos curar a las víctimas sobrevivientes, sino que la misma credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo”.

Como parte de esa respuesta, la carta decía: “el primer paso debe ser reconocer la verdad de lo que ha sucedido”.

“Por esta razón, instamos a cada presidente de la Conferencia Episcopal a que se acerque y visite a las víctimas sobrevivientes del abuso sexual del clero en sus respectivos países antes de la reunión en Roma, para conocer de primera mano el sufrimiento que han padecido”.

“El Santo Padre está convencido” de que “los desafíos que enfrenta la iglesia se pueden enfrentar a través de la cooperación colegial”.

El comité, en un comunicado a la prensa junto con la carta, explicó a los participantes que “tales encuentros personales son una forma concreta de garantizar que las víctimas sobrevivientes de abuso clerical estén en primer lugar en la mente de todos en la reunión de Febrero que se avecina”. juntos ‘en solidaridad, humildad y penitencia’ para avanzar en abordar la crisis del abuso “.

”La carta contiene “una breve solicitud de información para ser usada en la preparación interna de la reunión”. Se presenta en forma de un cuestionario adjunto a la carta y sirve como “herramienta” para todos los participantes de la reunión de Febrero “para expresar sus opiniones de manera constructiva y crítica a medida que avanzamos para identificar dónde se necesita ayuda para llevar a cabo reformas ahora y en el futuro “y” para ayudarnos a obtener una imagen completa de la situación en la Iglesia “.

La carta decía que el Papa Francisco agradece a los participantes de la Cumbre por completar el cuestionario para “prepararse mejor para la reunión” y “emprender este camino juntos”. Les pidió que entregaran el cuestionario completado antes del 15 de enero.

Además, informó a los participantes que “el Santo Padre está convencido” de que “los desafíos que enfrenta la Iglesia se pueden enfrentar a través de la cooperación colegial”.

En la nota para la prensa que acompaña a la carta, el Comité explica que “la reunión se centrará en tres temas principales de responsabilidad compartida, responsabilidad propia y transparencia cuando los participantes trabajen juntos para responder a este grave desafío”.

La carta les dice a los participantes que “cada uno de nosotros debe asumir este desafío, unirse en solidaridad, humildad y penitencia para reparar el daño causado, compartir un compromiso con la transparencia y responsabilizar a todos en la Iglesia”.

Autor: Gerard O´Connell
* Artículo reproducido con el debido permiso de America the Jesuit Review. America the Jesuit Review no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.
Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo

Compartir
Artículo anteriorFelicidad
Artículo siguienteLectio Divina