El Papa Francisco redirige la misión del Instituto Juan Pablo II sobre el matrimonio, la familia

33

Como seguimiento a la publicación del “Amoris Laetitia” y a los dos Sínodos sobre la familia, el Papa Francisco ha refundado el Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre Matrimonio y Familia, dotándolo de un mandato más amplio que el que originalmente tenía para garantizar que no sólo se centre en la teología moral y sacramental, sino que también tome en cuenta las dimensiones bíblicas, dogmáticas e históricas, así como también los desafíos contemporáneos.

El Papa Francisco lo hizo por un motu proprio, fechado el 8 de Septiembre, el cual el Vaticano lo publicó hoy en Latín e Italiano. El decreto, conocido por su título en Latín, “Summa familiae cura,” anunció el establecimiento del “Instituto Pontificio Teológico Juan Pablo II para el Matrimonio y las Ciencias de la Familia.” Sustituye al original establecido por su predecesor Polaco después del Sínodo de 1980 sobre la familia y la publicación de la exhortación post-sinodal, “Familiaris Consortio,” el cual fue llamado el Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre Matrimonio y Familia.

A pesar de reconocer que el Instituto original llevó a cabo importantes importantes en décadas pasadas, el Papa Francisco dijo que los Sínodos de los años 2014 y 2015 han traído una renovada conciencia de “los nuevos desafíos pastorales” en relación con la familia “a la cual la comunidad Cristiana está llamada a responder.” En otras palabras, mucho ha cambiado en estos últimos 36 años desde que Juan Pablo II estableció el Instituto original en el año 1981. Mientras que el Instituto, con sus sucursales en los diferentes continentes, investigó, enseñó y promovió la enseñanza sobre el matrimonio y la familia que surgió del Sínodo de 1980, existe una necesidad para este nuevo Instituto a causa de los cambios antropológicos y culturales que han tenido lugar en el mundo, que “requieren un enfoque analítico y diversificado y no nos permite limitarnos a las prácticas de pastoral (ministerio) y misión que reflejen las formas y los modelos del pasado.” El enfoque y visión más amplio de la familia es reflejado en el mandato para el nuevo Instituto, el cual tiene al “Amoris Laetitia” como su estrella polar.

“Con una propuesta clara para permanecer fieles a la enseñanza de Cristo, debemos mirar con la inteligencia del amor y con realismo sabio, a la realidad de la familia de hoy, en toda su complejidad, y en luces y sobras,” dijo el Papa.

Al igual que su predecesor, el nuevo Instituto teológico tendrá “una relación especial con el Ministerio y el Magisterio de la Santa Sede” y mantendrá sus vínculos institucionales con la Pontificia Universidad Lateranense. También estará estrechamente vinculado a la Santa Sede a través de la Congregación para la Educación Católica, la Pontificia Academia para la Vida y el nuevo Dicastério para los Laicos, la Familia y la Vida. El Instituto, el cual entrará en vigor inmediatamente, ofrecerá a sus estudiantes cursos dirigidos a la obtención de un Diploma, una Licencia y un Doctorado en las Ciencias del Matrimonio y de la Familia.

Ampliando el alcance del Instituto para convertirlo en un Instituto “teológico” que también está dedicado a las “ciencias humanas,” el Papa dijo, que la labor del Instituto estudiará de una “manera más profunda y más rigurosa – la verdad de la revelación y la sabiduría de la tradición de la fe.”

“Nosotros debemos ser intérpretes informados y apasionados de la sabiduría de la fe” en un contexto en el cual los individuos encuentran menos apoyo que el que ellos tuvieron en el pasado de las estructuras sociales, relaciones y familia.

“En una propuesta clara de permanecer fieles a la enseñanza de Cristo, nosotros debemos, por lo tanto, mirar con la inteligencia del amor y con el realismo sabio, a la realidad de las familias hoy en toda su complejidad, en su luz y en su oscuridad,” escribió el Papa.

Esta historia incluye informes del Servicio de Noticias Católicas.

Gerard O’Connell es corresponsal en el Vaticano de América.

* Artículo reproducido con el debido permiso de America the Jesuit Review. America the Jesuit Review no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy. 

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo