El silencio de la Congregación doctrinal del Vaticano notable bajo el Papa Francisco

27

ROMA — El redentorista irlandés Padre Tony Flannery se le ha prohibido celebrar Misas públicamente por casi seis años. La Congregación Doctrinal del Vaticano lo suspendió del ministerio en Febrero del 2012 después que él se rehusó a revisar algunos puntos de vista que él había expresado en una revista religiosa dirigida por su orden.

A mediados de Enero, Flannery cumplió 70 años. Anunció que él violaría su suspensión por primer vez para celebrar una Misa pública de Acción de Gracias para aquellos que le habían ofrecido su apoyo a lo largo de los últimos años.

El sacerdote, un escritor popular, dador de retiros y antiguo pastor, pensó mucho la decisión. Pensó que una vez que violara su suspensión, podría esperar más penalidades de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quizás incluso, en el extremo más extremo, la remoción del sacerdocio.

Sin embargo, en una entrevista a principios de Agosto, Flannery dijo que no había oído nada: Ni una palabra de su Obispo, su Superior religioso, o del Vaticano. Sacó una conclusión sobre lo que podría significar sobre la influencia de la Congregación doctrinal bajo el Papa Francisco comparado con los Pontífices anteriores.

“He interpretado eso como una buena indicación de que [la Congregación] no tiene el poder que tenían,” dijo el sacerdote. “Porque si esto hubiera sido hace cinco años atrás, no hay duda que ellos me hubieran castigado duro”.

Aunque la conclusión de Flannery es anecdótica, trasmite una observación siendo hablada con más regularidad en Roma y alrededor del mundo. La Congregación para la Doctrina de la Fe, que alguna vez fue toda poderosa, anteriormente la Congregación Suprema Sagrada de la Inquisición Romana y Universal, parece estar casi en silencio.

En las últimas décadas, la oficina doctrinal fue conocida por adoptar una postura proactiva hacia las investigaciones teológicas, cazando sacerdotes Católicos o académicos que pudieran estarse desviando de cualquier línea doctrinal. La oficina también era conocida por sus promulgaciones regulares de documentos oficiales.

Pero parece que ambas funciones públicas han sido reducidas de manera dramática.

Cuatro teólogos en dos continentes que se sabe han sido investigados por la oficina doctrinal en los últimos cinco años, todos dijeron en entrevistas recientes que no han oído nada más de la Congregación desde la elección del Papa Francisco en Marzo del 2013.

“Mi respuesta es simple,” dijo uno de los teólogos en respuesta a una pregunta por correo electrónico. “No he tenido contacto”.

La disminución en el número de documentos publicados por la Congregación doctrinal bajo el Papa Francisco ha sido simplemente dramática.

Durante el reinado del Papa Benedicto XVI 2005-13, la oficina doctrinal emitió 19 documentos y 19 declaraciones complementarias. Cinco de los documentos, incluyendo una crítica formal a la teóloga estadounidense Mercy Sr. Margaret Farley, vino en el año 2012 solo.

Desde la elección del Papa Francisco hace cuatro años, la oficina doctrinal ha sólo emitido dos documentos.

El primero de los emitidos por el Papa Francisco llegó en Junio del año 2016 – más de tres años después de la elección del Papa – y trató sobre la relación entre los Obispos de la Iglesia y los llamados Movimientos Carismáticos. El segundo, publicado en Octubre del 2016, ampliamente reafirmó décadas de viejas enseñanzas sobre los entierros y la cremación.

El Papa Francisco pareció minimizar el papel de la Congregación doctrinal poco después de su elección, cuando según los informes él le dijo a un grupo de monjas y sacerdotes de la Conferencia Latinoamericana de Religiosos que no se preocuparan si ellos miembros se encontraban siendo objetivos de una investigación teológica.

“¡Esto pasará!” se reportó al Papa diciendo. “Quizás incluso una carta de la Congregación de la Doctrina [de la Fe] les llegue para ustedes, diciéndoles que ustedes dijeron tal o cual cosa … Pero no se preocupen. Expliquen lo que tengan que explicar, pero sigan adelante”.

El Cardenal Gerhard Müller sirvió como Jefe de la Congregación doctrinal desde el año 2012 hasta Julio. El Papa Francisco nombró al Arzobispo Luis Ladaria, quien antes era el segundo al mando de la oficina, como su reemplazo. El nombramiento de Ladaria ha sido visto como una indicación de que el Papa Francisco no quería una sacudida radical en la oficina, sino simplemente un cambio en el personal.

Cambio en el procedimiento

Las investigaciones teológicas de la Congregación solían seguir un patrón bastante predecible. Alguien podría notificar a un miembro del personal de la oficina doctrinal sobre un teólogo cuyos escritos ellos encontraban ser problemáticos. La oficina consideraría el asunto y determinaría si debían investigar.

Si el teólogo bajo revisión era miembro de una Orden religiosa, todo contacto de la Congregación pasaría a través de su Superior religioso. Al teólogo se le diría que el tema era un asunto de secreto pontificio y que cualquier discusión del mismo en público o con la prensa daría lugar a más penalidades no especificadas.

En Abril del año 2016, un grupo de prominentes teólogos del mundo, sacerdotes y Obispos públicamente le hicieron un llamado a la oficina doctrinal para que adoptara un nuevo proceso para las investigaciones teológicas que estuviera marcado por la apertura en lugar del secretismo.

El Papa Benedicto, quien había dirigido la Congregación doctrinal desde el año 1981 hasta el 2005 cuando era el Cardenal Joseph Ratzinger, fue conocido como un firme defensor de las investigaciones teológicas. Bajo su liderazgo, la Congregación tomó una postura decididamente proactiva en definir las enseñanzas de la Iglesia y en criticar o advertir a los teólogos.

Entre los teólogos formalmente criticados durante el mandato de Ratzinger en la oficina estaban: el Oblato de Sri Lanka Padre Tissa Balasuriya, el Padre Australiano del Sagrado Corazón Paul Collins, el Jesuita Indio Padre Anthony de Mello, el Jesuita Belga Padre Jacques Dupuis, y el Jesuita Estadounidense Padre Roger Haight.

Flannery detalló su calvario con la Congregación doctrinal en su libro del año 2013 Una Cuestión de Consciencia (A question of Conscience en inglés). Él dijo que le dijeron que públicamente revisara algunos de sus opiniones expresadas en sus columnas para la revista Realidad (Reality en inglés) o que se arriesgara a una suspensión de sus capacidades para el ministerio.

El sacerdote mantuvo silencio sobre la investigación, como se le solicitó, durante un año, hasta revelar públicamente en Enero del 2013 que él estaba enfrentando la amenaza de la excomunión. Mientras Flannery le ofrecía a la Congregación doctrinal una declaración de clarificación de sus puntos de vista, ellos solicitaron que también publicara una declaración de que las mujeres nunca serían ordenadas como sacerdotes.

El sacerdote se rehusó a esta última petición, y ha sido formalmente excluido del ministerio desde entonces.

El Pasionista Padre Brian D’Arcy, un columnista de periódico popular, locutor de radio y pastor de Irlanda del Norte, relató una experiencia similar a la descrita por Flannery para concluir que la oficina doctrinal ha perdido su poder bajo el Papa Francisco.

La Congregación doctrinal censuró a D’Arcy en el año 2011. Mientras, el sacerdote dice que él todavía no está claro exactamente de que lo que él dijo sea causa de censura, él dijo que le dijeron que tenía que ver con columnas que él había escrito para el periódico Mundo Dominical (Sunday World en inglés).

La Congregación le pidió al sacerdote que sometiera todos sus futuros escritos a través del censor de la Iglesia para adherirse a las enseñanzas de la Iglesia. D’Arcy dijo que él aceptó a seguir con la petición, pero solamente sobre los artículos que el escribió sobre asuntos de fe y moral.

En Septiembre del 2016, D’Arcy dio una larga entrevista a Hot Press, una revista de Irlanda del Norte similar a Rolling Stone. Cuando le preguntaron sobre si el matrimonio entre personas del mismo sexo debería ser legal en su país, el sacerdote expresó su insatisfacción con las enseñanzas de la Iglesia acerca de la homosexualidad.

D’Arcy dijo que fue informado más tarde por el Jefe de los Pasionistas en Roma que alguien había reportado la entrevista a la Congregación doctrinal para una posible investigación teológica. El sacerdote dijo que su Superior había recibido una nota de la Congregación doctrinal informando a la Orden sobre el informe.

“No sucedió nada,” dijo D’Arcy. “Era una declaración del hecho de que había sido reportado, pero no había censura anexada a ésta”.

El sacerdote expresó el sentimiento que otros, que han estado bajo investigación por el Vaticano, pueden compartir. Preguntado si él quería más claridad de la Congregación sobre su situación, D’Arcy respondió: “No quiero escuchar nada más de ellos”.

[Autor: Joshua J. McElwee es corresponsal de NCR en el Vaticano.]

* Artículo reproducido con el debido permiso de National Catholic Reporter. National Catholic Reporter no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy. 

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo