La espera y la esperanza

174

Nuestro decaimiento o nuestra fuerza se albergan en el corazón mismo del lenguaje que empleamos. Desde los conceptos que emitimos podemos alejarnos, dividirnos, desnaturalizarnos o acercarnos y hacernos más humanos. Atrapados en la misma red de las palabras y agobiados por el abuso de las mismas, a veces no logramos percibir la realidad y sólo usamos el lenguaje para legitimarnos en nuestras posturas políticas o religiosas. En estos tiempos sobreabunda la continua referencia, incluso en el ámbito político, al amor, a la fe, a la esperanza, a la reconciliación, pero, ¿las palabras que usamos verdaderamente expresan el sentido que en la práctica les otorgamos?

Usar las palabras es más que un simple ejercicio de gramática, pues ellas son como las notas musicales en las que componemos nuestras grandes partituras. Sólo recuperando el dominio del contenido de las palabras lograremos comprender nuestra propia naturaleza y saber que no somos impotentes frente a la realidad. Por ello, quiero detenerme en el vocablo esperanza, pues tenemos una comprensión en un sentido muy amplio de la fe y existe una implicación muy íntima entre la fe y la esperanza.

Arrastrados por el ritmo ciego de la historia, arrojados a las fuerzas invisibles del destino que nos ha tocado vivir y de los acontecimientos históricos que más nos afectan, a veces podemos tener la sensación de vivir sin esperanza. Pero interiormente sabemos que es ella, la esperanza, la única que nos arranca del ritmo de los hechos cotidianos y nos otorga densidad humana.

Toda esperanza está conformada por esperas, pero éstas no son la esperanza. La esperanza es mucho más que la realización o el fracaso de lo que esperábamos. Identificar nuestras esperas con la esperanza en el caso de la no realización de lo que esperábamos nos lleva a la indolencia, a la resignación o a la fuga de la realidad; también puede conducirnos al conformismo o al triunfalismo. La exaltación e identificación de la realización de lo esperado con la esperanza opaca de igual forma la realidad de la esperanza.

La esperanza es una espera vívida, que despierta todos los sentidos con la finalidad de alcanzar lo que se aguarda, en la medida en que esta posibilidad se presenta sin reducirse a ello. La esperanza nos aporta una capacidad y una sabiduría transformadoras y de ese modo es posible ver no solamente nuestra realidad como es, sino también como puede llegar a ser o como puede transformarse. Por ello es que la esperanza implica la responsabilidad, aviva la participación, nos regresa a nuestra propia naturaleza humana y se opone al triunfalismo que se supedita a la conquista o se agota en la realización de lo esperado. La verdadera esperanza asume la desesperanza eliminando su valor negativo de apatía y resignación. La esperanza como una dimensión de sentido es capaz de abrirse paso en medio de la desesperanza.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo

Compartir
Artículo anteriorEl Papa Francisco: la idea de Europa y el final de la era de Carlomagno
Artículo siguientePrender fuego
Félix Palazzi
Doctor en Teología Dogmática por la Pontificia Università Gregoriana, Filosofía por la Universidad Pontificia Salesiana e investigación post-doct en la Julius-Maxiliams Universität. Profesor en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas) y en el Boston College (Boston, MA)