La tolerancia y el mal común

El ejercicio de la tolerancia no implica simplemente la acción de permitir o sobrellevar las opiniones contrarias; mucho menos, debe ser asociada a simples formas de respeto que conlleven soportar la presencia “incómoda” del otro, la diversidad de propuestas éticas u opciones políticas antagónicas. En nuestra realidad es una contradicción proclamar la tolerancia, y a la vez, socavar los derechos humanos y civiles de un grupo o de una persona. Toda sociedad debe siempre vigilar que al proclamar la tolerancia no se pretenda con ello legalizar o amparar las desigualdades, el irrespeto a las opciones políticas o éticas; ni fomentar una lógica que desconozca la dignidad de las personas o su libertad de pensamiento.

Lo cierto es que la intolerancia, en la situación actual, implica una lógica destructiva que ha logrado contaminar todo el tejido social. Difícilmente podremos salir de nuestro atolladero si no logramos ver y asumir la seriedad de nuestra situación presente. La intolerancia es lo más similar a una gran epidemia nacional. Una epidemia que lleva cierto estigma moral, pues parece que en nuestra vida cotidiana no hay nada más intolerable que ser intolerante. Posiblemente esto se deba a que nuestro organismo social todavía guarda en su memoria la estima por los valores que permiten y orientan la convivencia y la búsqueda del “bien común”. Pero no basta recordar o señalar un valor como guía u horizonte necesario, si este valor no es gustado, apreciado, estimado y valorado por la sociedad. En otras palabras, los valores “valen”, importan y son necesarios para vivir y crecer como sociedad. Nuestra salud social y personal se recuperará en la medida que logre discernir desde valores distintos y sea capaz de asumirlos como propios.

Es lógico que ante semejante gravedad todos estemos buscando la mejor receta, el mejor doctor, el mejor tratamiento, la mejor clínica, etc. La tolerancia suele buscar el “bien común”, pero en situaciones tan conflictivas y graves como la nuestra, puede ser difícil definir su significado. Por ello nos será más fácil si discernimos qué es el “mal común”.

El “mal común” no es únicamente el mal que nos afecta a todos. Sino la lógica estructural que soporta nuestra indiferencia al mal; por ejemplo, la violencia. Como sociedad, estamos todavía lejos de asumir el problema como realidad “común”. Ésta se ha relegado, escondido, ignorado como un problema de una clase social o un grupo especifico: “los malandros”. Es claro que todos padecemos la violencia pero no todos en las mismas magnitudes y condiciones.

Hace falta mucho todavía para hacer de ésta un tema apreciado como un “mal común”. Hasta ahora es un “mal compartido”, pero no hemos logrado unir a la sociedad y a sus distintos grupos para asumirla como realidad común, apreciar sus causas y enmendarlas. Sólo una verdadera tolerancia que nos permita reconocernos los unos a los otros y apostar por el derecho y la justicia de todos nos permitirá superar ese “mal común” que nos afecta a todos.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo

Compartir
Artículo anteriorJuan XXIII y la Iglesia de los pobres
Artículo siguienteVideo: Sulla via dell’amore
Félix Palazzi
Doctor en Teología Dogmática por la Pontificia Università Gregoriana, Filosofía por la Universidad Pontificia Salesiana e investigación post-doct en la Julius-Maxiliams Universität. Profesor en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas) y en el Boston College (Boston, MA)