244,000 Niños Hambrientos: Boko Haram y la crisis alimentaria

140

Después de que su padre, un soldador de Bama, murió en un campo para los desplazados internamente en la ciudad de Maiduguri al noreste de Nigeria, Daudá de 17 años, comenzó a ocuparse de las dos esposas y otros ocho hijos que lo sobrevivieron. Ayudado por el poco dinero donado por uno de los locales trayendo comida al campo Dalori, hogar para 18.000 personas que quedaron sin hogar por la insurgencia de Boko Haram, el ahora vende tapas para proporcionarle a su familia dos comidas al día.

No todos han sido tan afortunados.

La situación en la región, donde la insurgencia ha cobrado más de 20.000 vidas desde el año 2009, era lo suficientemente grave para Médicos Sin Frontera para alertarlos la semana pasada que niños desnutridos estaban muriendo en gran número.

Al día siguiente, un ataque de la insurgencia llevó a la suspensión del envío de suministros vitales, agravando la crisis.

Thierry Laurent-Badin, Director del Programa de Acción Contra el Hambre en Nigeria, calcula que cerca de 244.000 niños están actualmente sufriendo de desnutrición aguda grave en áreas que solían estar completamente aisladas debido a las restricciones de seguridad, una cifra también anunciada recientemente por UNICEF.

“Acabamos de tener acceso a áreas previamente controladas por Boko Haram y completamente inaccesibles en los últimos años; áreas como Monguno, Baga, Kukawa, Gamboru-Ngala, Dikwa, Bama, Gwoza y más,” Laurent-Badin le dijo a IRIN.

Uno de los mayores problemas en la región es la desnutrición y los niños son especialmente vulnerables. Para el desnutrido, la susceptibilidad a – y muerte a causa de – otras enfermedades como la diarrea, y malaria, la cual es frecuente en la región, es nueve veces más alta. Unos dos millones de personas adicionales permanecen inaccesibles y no tienen ayuda humanitaria de ningún tipo.

MSF reportó que el 15 por ciento de los niños seleccionados por sus equipos en la región sufrían de desnutrición aguda grave, lo que pone sus vidas en riesgo. En un pueblo, cerca de un niño de cada tres está desnutrido.

Granjas y tiendas de comida han sido destruidos a raíz de la insurgencia y la agricultura está todavía por reanudarse en áreas aisladas por la inestabilidad, más aún cuando los campos se mantienen estériles. Para la mayoría de las familias, sus sostenes de familia y trabajadores agrícolas, o están perdidos o han sido asesinados en la crisis.

Continúa Amenaza de Seguridad

En un momento, Boko Haram se había anexado una franja de tierra del tamaño de Bélgica, del territorio de Nigeria y lo renombró Estado Islámico Provincia África Occidental. Mientras que operaciones militares conjuntas con Chad, Níger y Camerún han llevado a la recuperación de la mayor parte de la zona y el gobierno de Nigeria ha repetidamente insistido que han “derrotados técnicamente” a los extremistas, los focos de violencia se mantienen en pequeñas ciudades y pueblos de la región.

La semana pasada, los insurgentes emboscaron un convoy de las Naciones Unidas que regresaba de Bama, al norte de Maiduguri, la capital del Estado de Borno, hiriendo a dos cooperantes. Este fue el primer ataque de este tipo en la región y llevó a todas alas agencias de las Naciones Unidas a  poner fin a las misiones en áreas fuera de la ciudad.

“Estamos revisando la situación de seguridad, y por los momentos, debido a nuestro sistema de seguridad central, todas las agencias de las Naciones Unidas han suspendido temporalmente los viajes fuera de Maiduguri,” Doune Porter, jefe de comunicaciones de la UNICEF Nigeria, le dijo a IRIN. “El ataque ha tenido serias consecuencias para nosotros,, sin embargo nuestros socios se mantienen en Bama y todavía están entregando las ayudas.”

El ataque tuvo consecuencias de largo alcance en la distribución de comida y otros suministros a cientos de miles de civiles que viven en las afueras de Maiduguri que han sido desplazados por los siete años de violencia. Incluso antes de la reciente suspensión de viaje, solamente las Naciones Unidas tenían la capacidad de viajar a áreas de alto riesgo. Algunas agencias internacionales de ayuda se rehusaban a usar escoltas armados debido a la preocupación por la neutralidad.

En una declaración emitida después de los ataques, la UNICEF instó a los donantes y otras organizaciones humanitarias a “ampliar la respuesta al desastre emergente en el Estado de Borno”, y se comprometió a trabajar a plena capacidad en Maiduguri.

Corrupción

El gobierno de Nigeria, el cual declaró una emergencia alimentaria en el Estado de Borno en Junio, ha enviado representantes de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias a evaluar la situación.

Pero ha habido desde hace tiempo acusaciones de apropiación indebida desenfrenada de los recursos por partes interesadas del gobierno. Los tentáculos de la corrupción, un problema grave en Nigeria, parecen haberse extendido al sector humanitario también. En Mayo, peleas entre soldados y policías se desataron en Maiduguri sobre camiones de arroz y otros productos alimenticios donados por el hombre más rico de África, Aliko Dangote, cuando el personalmente visitó los campos de Bakassi y Dalorien la ciudad.

Un mes más tarde, un video mostrando a oficiales de la Agencia para el Manejo de las Emergencias del Estado de Borno re empacando los productos alimenticios asignados para los campos de los Desplazados Internamente por NEMA y desviándolos para la re venta se volvió viran en las redes sociales.

“Una gran cantidad de intercambio y clasificación se realiza, por lo que no todo llega a los Desplazados Internamente al final del día,” un cooperante le dijo a IRIN bajo condición de anonimato. “En este momento en el campo de Bakassi , las Personas Desplazadas Internamente dicen que les dan raciones de comida cruda semanalmente, y los dejan a su suerte para que averigüen como cocinarlas, supongo. El arreglo era que NEMA le suministraría alimentos básicos y luego SEMA le suministraría leña para las fogatas y condimentos, pero SEMA no ha estado cumpliendo con su compromiso. Mucho dinero se ha ido por el desagüe. Necesitan escuchar los montos ridículos que ellos aseguran que usan para conseguir cosas como la leña.”

“No es razonable esperar que el Gobierno de Nigeria sea capaz de manejarlo sólo, sin un gran apoyo,” dijo Laurent-Badin, quien a hecho un llamado para más fondos para la región del noreste. “Las necesidades son abrumadoras.”

“El Plan de Respuesta Humanitaria del 2016 para la crisis en el noreste de Nigeria ha sido fondeada solamente en un 28 por ciento a Junio del 2016: el mundo debe cumplir sus promesas de no dejar a nadie atrás en esta crisis,” dijo el.

“Instamos a los donantes que permitan a los actores humanitarios a re canalizar los fondos existente a estas áreas que están nuevamente accesibles y de acelerar la entrega de nuevos fondos para satisfacer las necesidades humanitarias a gran escala.”

Autor: Eromo Egbejule
* Artículo reproducido con el debido permiso de IRIN. IRIN no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo