A medida que la crisis venezolana sube en espiral, las necesidades a través de la frontera colombiana crecen

Martha Alarcón acaricia la cabeza de una joven venezolana llorando que está hambrienta y exhausta al caminar por la carretera en un calor abrasador.

Esto no es nada nuevo para Alarcón. Dueña de un pequeño puesto de refrigerios en la carretera, la colombiana de 55 años ha estado ayudando a los venezolanos a tratar de escapar del colapso económico de su país durante más de dos años – proporcionando comida, bebida y un lugar para dormir en las afueras de la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Los días recientes han visto una afluencia inusualmente alta de migrantes, y los recursos de Alarcón son escasos. Hasta 200 migrantes pueden pasar por su puesto cada día en sus largas caminatas hacia los altos Andes, y más allá a Ecuador y Perú .

“A veces hay demasiados”, dice ella. “Pero al menos les doy un pedazo de pan y un poco de jugo”.

El Puente Internacional Simón Bolívar a Cúcuta es el principal punto de entrada de Venezuela a Colombia. Pasan alrededor de 40,000 venezolanos cruzando por día para buscar un respiro de la depauperación en su tierra natal.

De acuerdo con los grupos de ayuda y la gente local, la semana pasada se produjo un aumento en el número de llegadas debido a que la situación en Venezuela se salió de control, en medio de protestas masivas en las calles que pedían que el presidente Nicolás Maduro se retirara.

Desde la semana pasada, más de 30 países han reconocido al líder opositor Juan Guaidó como Presidente Interino de Venezuela, incluidos los Estados Unidos, Canadá, varios países de la U.E. y Colombia, mientras que otros 15 – entre ellos China y Rusia – continúan apoyando a Maduro. Once países de la región también han emitido una declaración instando a los militares venezolanos a respaldar a Guaidó y pidiendo la entrega urgente de ayuda humanitaria.

“A veces hay demasiados, pero al menos les doy un pedazo de pan y un poco de jugo”.

Muchos culpan a Maduro por la difícil situación de su país, lo acusan de abusos generalizados contra los derechos humanos cuando reprime a los disidentes y lo critican por negarse a reconocer la magnitud de la crisis humanitaria y aceptar la asistencia internacional.

Dinero en efectivo visto como más útil

En diciembre, la ONU estimó que otros dos millones de venezolanos podrían abandonar el país en 2019, lo que eleva el total desde 2015 a 5,3 millones.

La ayuda internacional para los venezolanos ha tardado en llegar, incluso para aquellos que han huido, poniendo presión sobre Colombia y otros países vecinos. El Comité Internacional de Rescate, una de las grandes organizaciones de ayuda que respondieron a la crisis, ha calificado la respuesta como “con un déficit crítico de fondos”.

Se hizo una solicitud de la ONU para una inyección de 738 millones de dólares este año para ayudar a los vecinos de Venezuela a hacer frente a la afluencia. El Plan Regional de Respuesta de Refugiados y Migrantes asigna 315 millones de dólares a Colombia, 117 millones a Ecuador, 106 millones a Perú y 56 millones a Brasil – los países que han sido los más afectados por el éxodo. La solicitud ha recibido menos de 5 millones de dólares en fondos hasta el momento, según datos de la ONU.

En Colombia, la CIR dice que se está concentrando en brindar asistencia monetaria a los venezolanos, lo que atiende mejor sus problemas más comunes: comida, alquiler, atención médica, vivienda, medicamentos y desempleo.

“Una evaluación reciente del CIR encontró que las seis necesidades principales informadas por los venezolanos en Colombia podrían satisfacerse con acceso a efectivo, por lo que el CIR ha dado prioridad a dar dinero a los venezolanos para que puedan comprar lo que más necesitan”, dice Marianne Menjivar. Directora del país del CIR en Colombia.

En situaciones de emergencia donde hay mercados saludables, es una práctica común satisfacer una gama de necesidades humanitarias básicas al proporcionar subsidios en efectivo. Los destinatarios pueden comprar lo que necesitan.

Menjivar dijo que su equipo solía ver a hombres predominantemente en busca de trabajo para enviar dinero a casa, pero que en los últimos meses la tendencia ha cambiado para incluir más familias y niños que se cruzan en estados de desesperación cada vez más profundos.

“No podía estar más allí”

El otro era optimista sistema económico socialista de Venezuela ha fracasado desde el colapso de los precios mundiales del petróleo en 2014, con una inflación de casi dos millones por ciento. Millones de venezolanos han sido conducidos a países vecinos debido a la falta de alimentos, medicamentos y seguridad en el país.

Muchos cruzan a la ciudad árida de Cúcuta para comprar alimentos básicos y medicamentos que no están disponibles en Venezuela y luego regresan, mientras que otros lo utilizan como su primer puerto de escala cuando migran a otros lugares en Colombia o a otros países cercanos.

“Los equipos de CIR están viendo niños que sufren de desnutrición o tienen enfermedades que estaban previamente erradicadas en el país”, dice Menjivar. “Los venezolanos están cada vez más desesperados por encontrar estabilidad, reunirse con la familia o simplemente encontrar una manera de comprar alimentos”.

Colgando de las paredes y el techo del puesto de Alarcón hay miles de notas escritas a mano. Algunos están garabateados con dinero venezolano sin valor, lamentando su triste destino, ya que muchos han dejado atrás a sus familias.

Edwar Espina, de 29 años, se atragantó cuando habló sobre su patria con problemas en el refugio de Martha. Antiguo paramédico del Estado de Yaracuy, migra con su amigo de la infancia, con sólo una mochila hecha jirones a su nombre.

La pareja durmió durante cinco días en las calles de Cúcuta antes de continuar, como tantos otros, a pie en medio del calor sofocante. Su destino – la capital colombiana, Bogotá – se encuentra a más de 550 kilómetros de distancia.

“No podía estar más allí”, dice Espina de su tierra natal. “Le pregunté ‘¿por qué estoy aquí? ¡Estoy desperdiciando mi juventud!’”. Espina no sabe dónde dormirán la noche, probablemente al costado de la carretera.

Dirigirse a

Desde el calor abrasador de Cúcuta, algunos migrantes se dirigen a Pamplona, un frígido pueblo de montaña a unos 80 kilómetros de distancia. Desde allí, se abren camino a través de los vastos humedales de Colombia, tratando de llegar a ciudades más grandes como Bucaramanga, o hacia Perú o Ecuador, en busca de oportunidades laborales.

El viaje a Pamplona puede durar un día entero en las carreteras ventosas, y muchos llevan maletas pequeñas e incluso cochecitos de ruedas a lo largo de la difícil caminata, que alcanza una elevación de 2.343 metros. Los migrantes llegan agotados, deshidratados y luego tienen que enfrentar temperaturas frías durante la noche en la ciudad.

En la cima de la colina, al entrar a Pamplona, hay dos pequeños refugios, manejados por lugareños. Uno fue creado por Douglas Cabeza, de 52 años, quien vive en una choza con su madre de 83 años y varios perros.

“La gente llega enferma”, dice. “Tienen los pies hinchados, hay mujeres embarazadas, bebés sin pañales y personas con problemas estomacales”.

Cabeza dice que recientemente dejó su trabajo como zapatero para poder realizar este trabajo voluntario a tiempo completo.

El servicio que ofrece es básico, pero sin él los migrantes no tendrían nada al llegar. Él dice que la única ayuda real que ha recibido proviene del Consejo Noruego para los Refugiados, y que la ayuda local es escasa.

Gracias al CNR, pudo pasar de recibir a 15 personas, cuando comenzó, a tener espacio para más de 120, ofreciéndoles duchas básicas y áreas para dormir.

En la parte posterior de su casa, ha construido una serie de puentes improvisados e inestables con troncos que conducen a una jungla llena de follaje de pequeños campamentos, seis en total, con camas de espuma y láminas de plástico apoyadas con palos para que duerman los migrantes. No hay electricidad ni agua.

“No hay nada en absoluto”

Casi 1,5 millones de venezolanos se han asentado en Colombia desde 2016. Este número aumenta a diario y, a medida que el gobierno colombiano intenta mantener sus puertas abiertas, los servicios se están sobrecargando.

En la frontera de Cúcuta, algunos venezolanos cruzan cada día simplemente para comprar comida, otros para comer en comedores populares.

Los hombres ofrecen comprar el cabello largo de las mujeres venezolanas para el negocio de las pelucas, y los vendedores han comenzado a hacer un buen negocio en la venta de medicamentos de contrabando, incluso medicamentos básicos como el paracetamol (acetaminofen) que ahora son casi imposibles de obtener para los venezolanos en su país de origen.

La falta de médicos y atención médica en Venezuela también ha significado que muchos acudan para recibir tratamiento durante el día.

“No hay nada en absoluto. No hay médicos, nada ”, dice Kelma Mendoza, de 31 años, sentada afuera de un centro médico de la Cruz Roja en la frontera. Viajó por dos horas en autobús con su bebé de cuatro meses para recibir sus primeras inyecciones.

Mendoza planea regresar, a lo que suceda a continuación en Venezuela. Pero la mayoría continuará, persiguiendo sus sueños de una vida mejor a través del puente Simón Bolívar, pero descubriendo algunas realidades duras en Colombia: la falta de ayuda, recursos y empleos.

Steven Grattan colaborador de IRIN.
sg/ag
* Artículo reproducido con el debido permiso de The New Humanitarian. The New Humanitarian no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.
Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo