El cambio climático y la migración masiva

29

Cuando los líderes internacionales se reunieron en la capital de Bangladesh el mes pasado para continuar con las discusiones sobre una nueva política de migración mundial, ellos pasaron por alto lo que los expertos dicen pronto se convertirá en un conductor de la migración masiva: el cambio climático.

“El sistema internacional está en una estado de negación,” dijo A.N.M. Muniruzzaman, un general mayor retirado que ahora encabeza el Instituto para la Paz y Estudios de Seguridad de Bangladesh.

El Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo en Dhaka se produjo a menos de dos meses después de que los Estados de la Naciones Unidas se comprometieran a desarrollar en un plazo de dos años un Pacto Mundial sobre la Migración Protegida, Ordenada y Regular. El cambio Climático figuró sólo como un sub-tema durante una de las rondas de discusión de la conferencia, lo cual dijo Muniruzzaman era típico de eventos similares.

“Si queremos una gestión ordenada de la venidera crisis, necesitamos sentarnos ahora – deberíamos habernos sentado ayer – para hablar acerca de cómo se llevará a cabo la gestión,” dijo él en una entrevista en su oficia en la abarrotada capital de Bangladesh.

Grupos como la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas, ACNUR, y la Organización Internacional de Migración, están conscientes de los riesgos, y dicen que están trabajando para traer el cambio climático a primer plano Dhaka, Michele Cavinato, jefe de la Unidad de Asilo y Migración de la ACNUR llamó al cambio climático “el desafío que define nuestro tiempo”.

Difícil de medir

Es difícil decir exactamente cuantas personas alrededor del mundo serán forzados a mudarse mientras los efectos del cambio climático crecen más fuertes en las próximas décadas. Pero el desplazamiento masivo ya está sucediendo debido a que el cambio climático contribuye con los desastres naturales como la desertificación, la sequía, inundaciones y tormentas poderosas.

Cerca de 203 millones de personas alrededor del mundo fueron desplazados debido a desastres naturales entre los años 2008 y 2015, y el riesgo se ha duplicado desde la década de los 70s, de acuerdo con el Consejo Noruego de Refugiados en su Informe Global sobre el Desplazamiento Interno de 2016.

La mayoría de los desplazamientos se llevan a cabo dentro de los países, pero aquellos impulsados a cruzar la frontera no son considerados refugiados, ya que la Convención de Refugiados de 1951 reconoce sólo a personas que huyen de la guerra o persecución.

“Hay un gran vacío legal para asistir y proteger a las personas que cruzan la frontera en el contexto de desastres y cambios climáticos,” Marine Franck, una oficial de ACNUR para el desplazamiento por los cambios climáticos y desastres, le dijo a IRIN.

Otro aspecto del cambio climático, que hace difícil cuantificar es el número de personas desplazadas por el fenómeno, es que es una “amenaza multiplicadora”. Esto quiere decir que exacerba el potencial de otros conductores de migración forzada como el conflicto: por lo que refugiados que huyen de la guerra también pueden huir del cambio climático. A menudo también esto suele provocar desastres de evolución lenta como la sequía, la cual gradualmente erosiona los medios de vida de las personas.

La cantidad de personas que serán desplazadas por el cambio climático depende en gran medida de lo que países hagan ahora para mitigar los efectos futuros.

Punto de Inflamabilidad Bangladesh

Es difícil pensar en un país que abarca más riesgos de cambio climático que Bangladesh.

La empobrecida nación de aproximadamente 160 millones de personas se aglomeran en un área un poco menor que Túnez, la cual tiene 11 millones de personas, haciéndolo uno de los países más densamente poblados de la tierra. Su línea costera abarca la Bahía de Bengala, poniéndola en el camino de ciclones que están incrementando en frecuencia e intensidad.

Bangladesh es también uno de los países más planos del mundo, con un delta de un río que conforma la mayoría de su territorio, haciéndola especialmente vulnerable a la erosión de la tierra. Los glaciares del Himalaya continuarán derritiéndose, abultando los ríos, mientras que el aumento de los niveles del mar engullen las zonas costeras causando salinización más internamente en el país, contaminando el agua potable y haciendo la agricultura imposible.

Para el año 2050, Bangladesh podría ver a más de 20 millones de personas desplazadas, de acuerdo al Plan de Acción y Estrategia del Cambio Climático del gobierno Muchas personas migraran a la capital, por lo que el gobierno predice que se abultará de 14 a 40 millones de personas, Pero las ciudades de Bangladesh no serán capaces de absorber la afluencia personas desplazadas de sus hogares por el cambio climático.

“El asentamiento de estos refugiados ambientales planteará un serio problema para …  la densamente poblada Bangladesh y la migración [al extranjero] debe ser considerada una opción válida para el país,” dice el plan del gobierno. “Las preparaciones en el entre tanto serán realizadas para convertir esta población en ciudadanos capacitados y útiles para cualquier país.”

Sin embargo, muchos países estarán ocupándose con sus propias crisis y Bangladesh tendrá dificultades de convencerlos para darles la bienvenida a sus “refugiados por el cambio climático”. Los desplazamientos masivos dentro del país pudieran socavar más aún un sistema político frágil y contribuir a la militancia, la cual ya está en aumento.

“Pudiera desestabilizar al país y pudiera dirigirlo incluso a punto de colapso del Estado,” dijo Muniruzzaman.

Funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores de Bangladesh no han respondido a las repetidas solicitudes de comentarios.

La Seguridad Mundial

Aunque Bangladesh será uno de los países más afectados por el cambio climático, el problema es global.

La desertificación ya está consumiendo tierras fértiles en África, causando que las personas abandonen sus hogares para encontrar trabajo en otros lugares, incluyendo Europa. Algunos países se prevé que desaparecerán por completo debido al aumento de los niveles del mar. La nación insular del Pacífico Kiribati tiene una estrategia que idealmente le permitiría a 100,000 de sus ciudadanos “migrar con dignidad”.

Sin embargo, Asia del Sur, con su gran población y vulnerabilidad a diversos efectos del cambio climático, está particularmente en riesgo, de acuerdo a un nuevo informe de la Organización Internacional de Migración. De los 203 millones de personas internamente desplazados entre los años 2008 y 2015 debido a desastres naturales, 36 por ciento fueron del Sur de Asia.

El informe señala que la Asociación de Asia del Sur para la Cooperación Regional ha reconocido al cambio climático como una amenaza, y elaboraron políticas destinadas a mitigar los efectos. Sin embargo, “la preocupaciones migratorias sólo se mencionan escasamente”, según un informe de la Organización Internacional para la Migración.

Este es un patrón en todo el mundo, dijo Muniruzzaman, señalando que el Foro Mundial sobre la Migración y Desarrollo del mes pasado no incluyó una sesión dedicada al cambio climático.

A menos que el foco cambie, él advirtió, el Pacto Mundial sobre la Migración Protegida, Ordenada y Regular no será capaz de hacer frente al desplazamiento masivo debido al cambio climático – y la amenaza de los efectos multiplicadores podrían llegar mucho más lejos de lo que muchos esperan.

Por ejemplo, él dijo, los migrantes por el cambio climático con pocas opciones para empleos pueden engrosar las filas de grupos criminales y militantes, mientras que la desaparición de naciones insulares podría provocar conflictos armados en alta mar ya que los países se apresurarán a reclamar los territorios marítimos recientemente vacantes.

“No sólo será un problema humanitario,” dijo Muniruzzaman. “Será una problema de seguridad internacional”

Autor: Jared Ferrie
* Artículo reproducido con el debido permiso de IRIN. IRIN no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo