Reformar el sistema mundial humanitario

135

Católicos y otros líderes humanitarios dijeron que era hora de reformar el Sistema Humanitario Mundial debido a que la estructura actual está fallando en legar a los mas necesitados.

“Nuestra falta de voluntad colectiva para prevenir y prepararnos adecuadamente contra los desastres es una falla moral sistémica”, Sean Callahan, Jefe Director de Operaciones  de los Servicios Católicos de Alivio (Catholic Relief Services en inglés), dijo en la Cumbre Mundial Humanitaria del 24 de Mayo.

“Demasiadas personas inocentes sufren las consecuencias de los desastres causados por y agravados por la acción e inacción humana. Es hora de reformar el Sistema Mundial Humanitario”, Callahan le urgió a los 5.000 reunidos, cuya mayoría dijeron que el Sistema Humanitario ¨roto¨ debe ser arreglado para hacerle frente a las más grandes crisis humanitarias mundiales desde la Segunda Guerra Mundial.

Callahan dijo que más debe ser hecho por los gobiernos “para prevenir y terminar las guerras, respetar las leyes humanitarias y proveer una más generosa” asistencia humanitaria. Instó al Sistema de las Naciones Unidas también a “adoptar una mayor transparencia y rendición de cuentas por el impacto”.

Las Naciones Unidas dijeron que los conflictos violentos eran la razón primordial de que las abrumadoras peticiones humanitarias se hayan incrementado un 600 por ciento en los últimos 11 años, a más de 20 Billones de dólares americanos en la actualidad.

Al comienzo de la Cumbre, el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, hizo un llamamiento a la ¨necesidad urgente de prevenir y finalizar los conflictos armados y la violencia entre las personas y los Estados”, pidiéndole a los líderes políticos a ¨no depender principalmente en las soluciones militares; sino más bien invertir en el desarrollo el cual es esencial para la paz duradera y la seguridad”.

El Cardenal Parolin dijo que el Vaticano trabajaría sin descanso al lado de los gobiernos, la sociedad civil y otros que promuevan la prevención de los conflictos y fomenten ¨la diplomacia informal y formal,¨ incluyendo el diálogo interreligioso, diciendo que ¨las religiones deben ser una fuerza positiva en la prevención y finalización de los conflictos”.

También señaló la apelación del Papa Francisco de que las personas deber estar siempre el centro de las acciones humanitarias.

“En nuestro mundo altamente interconectado, el uso de la fuerza y los conflictos armados afectan, de diferentes maneras, a todas las naciones y personas. Nadie está a salvo,” dijo el Cardenal Parolin. “Una cultura de diálogo y cooperación debería ser la norma para el manejo de las dificultades mundiales”.

“Una alta dependencia en las intervenciones militares y políticas económicas egoístas es miope, contraproducente y nunca la solución correcta para estos desafíos, señaló el Secretario de Estado del Vaticano.

Callahan comprometió a los Servicios Católicos de Alivio (Catholic Relief Services en inglés) a hacer su parte para reformar y mejorar la acción humanitaria mundial proporcionando ¨asistencia vital urgente con un enfoque en la recuperación total dentro del respeto de la dignidad de las personas”.

Los Servicios Católicos de Alivio (C.R.S. siglas en inglés), la Agencia para el Alivio y Desarrollo Internacional de los Obispos de los Estados Unidos y parte de  la red de Cáritas de la Iglesia, tienen una alcance mundial. Entre otros proyectos, actualmente están involucrados en ayudar en el suministro de comida, artículos para el hogar y agua potable a algunos de los 350.000 habitantes afectados por las lluvias monzónicas de Sri Lanka las cuales desencadenaron deslizamientos de tierras e inundaciones repentinas.

También el suministro de asistencia de emergencia y la promoción de oportunidades de empleo en la Franja de Gaza. El enclave costero todavía se está recuperando de un intenso conflicto en el año 2014 entre Israel y los militantes de grupos de Palestinos y tienen la tasa de desempleo más grande del mundo.

Mientras tanto, los C.R.S. también ha trabajado con socios pioneros en el uso de tecnología de sensores para fortalecer la conservación del agua en el Norte de Kenia.

Callahan dijo que los C.R.S. sólo ¨irán donde ellos sean necesitados¨ y ¨adaptarán sus respuestas a los contextos y necesidades locales, siempre siguiendo el ejemplo de los afectados.¨ Dijo que también se expandiría el uso de dinero en efectivo para satisfacer las múltiples necesidades de las poblaciones afectadas, con el propósito de usar el dinero en efectivo en la programación de los C.R.S. al año 2020, cuando sea apropiado.

Por último, Callahan dijo que los C.R.S. quieren ¨empoderar a las personas y socios locales para que tomen un mayor control de sus propios destinos. Estamos listos para dar apoyo y trabajar al lado de otros – gobiernos, donantes, ONG y Agencias Internacionales –  que compartan estos mismos objetivos y estén de acuerdo  en que este es el momento para un cambio real”.

Jan Egeland, Jefe del Consejo Noruego de Refugiados, le dijo a los Servicios Noticiosos Católicos que la comunidad internacional estaba ¨fallando en llegarles a los más necesitados en Siria, Irak, Yemen, y el norte de Nigeria¨ debido a la dificultad para llegarle a los desplazados internos en estas zonas de conflicto.

En el último día de la Cumbre Humanitaria Mundial, el consejo dijo que hasta 50.000 civiles Iraquíes  se creen estar atrapados en la sitiada ciudad de Faluya, debido al reciente brote de operaciones militares para retomar la ciudad de los militantes del llamado Estado Islámico. Advirtió que ¨miles de familias civiles están atrapadas en los combates sin ninguna ruta de salida segura”.

   * Artículo reproducido con el debido permiso de America The National Catholic Review. America The National Catholic Review no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo