Refugiados: siete historias de desplazamiento

23

En los últimos años, se ha convertido en un ritual anual en el Día Mundial del Refugiado para la Agencia de Refugiados de la Organización de las Naciones Unidas, ACNUR, para declarar que los niveles de desplazamientos forzados han alcanzado un ¨nivel sin precedentes¨.

Este año no es una excepción. Para finales del 2016, había 65,6 millones de personas a nivel mundial desplazadas por la fuerza de sus hogares por la guerra, la violencia y la persecución. Esta cifra abarca 40,3 millones de personas desplazadas dentro de las fronteras de sus países (PDI) y 2,8 millones que solicitan asilo, así como también 22,5 millones de refugiados.

Mientras que 2016 fue otro año récord para los desplazamientos forzados , el incremento a partir del 2015 fue sólo 300.000. Esto puede no sonar como un motivo de celebración, pero si tenemos en cuenta que la cifra en 2015 aumentó en 5,8 millones respecto al año anterior, es algo así como una mejora.

Un poco más de un millón de refugiados regresaron a sus hogares en el 2016, más del doble del número de los que lo hicieron en el año 2015. Esto tampoco suena a progreso hasta que tomas en cuenta que la mayoría (384.000) regresaron a Afganistán bajo una fuerte presión de los países de acogida reticentes, como Paquistán e Irán.

El reasentamiento de Refugiados también incrementó ligeramente en el 2016, un progreso que sabemos ha sido invertido en el 2017 por la Orden Ejecutiva del Presidente estadounidense Donald Trump limitando la entrada en Estados Unidos a sus niveles más bajos en 10 años.

En el 2016, al igual que en 2015, más de la mitad de los refugiados (55 por ciento) provino de sólo tres países, pero el Sur de Sudán ha reemplazado a Somalia como uno de esos países. Siria y Afganistán permanecen en los dos primeros lugares.

Contrariamente a la percepción del público en Occidente, la gran mayoría de los refugiados (84 por ciento) todavía están siendo alojados en el mundo en desarrollo. Los tres principales países receptores a finales del 2016 fueron Turquía, Líbano y Paquistán (aunque Uganda es probable que esté entre los tres primeros de este año, ya que continúa absorbiendo a la mayoría de los refugiados del Sur de Sudán).

La cobertura de IRIN sobre los refugiados y los desplazamientos forzados es durante todo el año y no depende de cuántos barcos llegan a Italia o Grecia. A continuación se muestra una selección de nuestro trabajo del 2017 diseñado para resaltar los desarrollos más recientes y la amplia gama de problemas que enfrentas los refugiados alrededor del mundo hoy en día:

Huyendo de una Venezuela rota  – Mucho antes de que los ánimos se desbordarán en las calles con protestas diarias, los venezolanos estaban batallando contra una crisis económica severa y tasas de crímenes violentos en espiral. En Enero, Magnus Boding Hansen documentó la desesperación – a causa de la escasez de alimentos y la constante inseguridad a la crisis en el sistema de salud por fondos insuficientes. Una película por Kamilia Lahrichi registró la situación desde el punto de vista de dos doctores tan estropeada por la falta de medicamentos y equipos básicos que ellos luchan para realizar los diagnósticos, y mucho menos para proporcionar tratamientos.

Bloqueado por Trump, no deseados por Kenia, los refugiados Somalíes se enfrentan a nueva crisis mientras la hambruna amenaza – Entre los mayores perdedores de la muy controvertida ¨prohibición de viaje¨ del Presidente Trump fueron los refugiados que ya habían pasado por un largo proceso de aplicación y de investigación de antecedentes para reasentamiento en los Estados Unidos. El editor de África de IRIN Obi Anyadike habló con un refugiado Somalí y madre soltera en el barrio obrero de Nairobi de Eastleigh que había estado a punto de empezar una nueva vida en Ohio con su hija cuando la Orden Ejecutiva de Trump puso esos planes en espera. La vida para los refugiados Somalíes en Kenia se ha vuelto cada vez más precaria ya que el gobierno emite plazos para su repatriación a Somalia, un país en el borde de su segunda hambruna en seis años.

Cierre de los campamentos de conflicto Prueba de reconciliación CAR – Los Musulmanes y los Cristianos no han vivido juntos en número significativos en Bangui desde antes de que el sangriento conflicto de la República Central Africana estallara en 2013. Sin embargo en Febrero, el gobierno comenzó a cerrar los campamentos para los desplazados internos en la capital, a pesar de que no estaba claro a donde irían los residentes. Con su hogares mayoritariamente destruidos y su seguridad lejos de estar asegurada, los retornados le dijeron al colaborador regular de IRIN Philip Kleinfeld que ellos todavía vivían con el temor de los grupos armados y que habían recibido poco o nada de dinero del gobierno para ayudarlos a reconstruir sus vidas.

Vuelo Descalzo de Mosul – A principios de Marzo, el colaborador regular de IRIN Tom Westcott se reunió con algunas personas que huían al Oeste de Mosul después de tres años terribles viviendo en el llamado último bastión del Estado Islámico en Irak. El hambre y los morteros cayendo habían finalmente llevado a miles de familias a arriesgar sus vidas caminando a través de las líneas del frente de la ofensiva del ejército Iraquí contra el E.I.. Varios de los desplazados le dijeron a Westcott que el E.I. había irrumpido en su pueblo y los forzaron a vivir en casas vacías en Mosul de manera que ellos pudieran ser usados como “escudos humanos” cuando la inevitable batalla comenzara.

Jordania mira a convertir la crisis de refugiados en auge económico –  Con financiación de la comunidad internacional y del Banco Mundial, Jordania está intentando un enfoque radicalmente nuevo a la crisis de refugiados de Siria. El Compacto de Jordania es un intento de ver a los refugiados como ¨una oportunidad de desarrollo¨ en lugar de una carga y ha sido acogido como un modelo potencial para otros países de acogida que buscan reducir su dependencia de la ayuda extranjera. Pero la presentadora para IRIN, Sara Elizabeth Williams encontró que Jordania está luchando por traducir este nuevo enfoque en más empleos para los Sirios, muchos de los cuales ni siquiera se habían presentado a solicitar permisos de trabajo. La desconfianza en las autoridades es un factor, pero también la naturaleza y la ubicación de los trabajos en oferta en las fábricas en las Zonas Económicas Especiales de Jordania.

Expulsados de Pakistán a la desgastada-desgarrada Afganistán, a los refugiados se les dice que sean ‘pacientes’ – Más de 600.000 refugiados Afganos fueron presionados para regresar a sus hogares en Afganistán desde Paquistán el año pasado, incluso cuando el conflicto en su país de origen se intensificaba, en contra del telón de fondo de una economía colapsada. Paquistán pausó su programa de repatriación en Diciembre pero lo reanudó a principios de Abril. Poco después, el colaborador de IRIN Ali Latifi reportó sobre la imposible tares del gobierno Afgano de tratar de proporcionar tierras y asistencia al enorme número de repatriados, muchos de los cuales no podían regresar con seguridad a las zonas bajo control Talibán. En Paquistán, una campaña de acoso del estimado millón de refugiados Afganos incapaces de registrarse con las autoridades ha continuado.

El endurecimiento de las políticas europeas mantienen a los niños refugiados separados de sus familias  – Esta colaboración de los contribuyentes de IRIN en Berlín y Amman vio a Holly Young encontrar a dos primos Sirios de 15 años de edad que habían viajado a Alemania en el año 2014 mientras Sara Elizabeth Williams hablaba con las familias que ellos habían dejado atrás en Jordania. Alemania es uno de los diversos Estados de la Unión Europea que han adoptado políticas de reunión familiar más restrictivas para los refugiados en los últimos años. Después de tres años en Alemania, los dos primos no estaban más cerca de ser reunidos con sus padres y hermanos. Las organizaciones de refugiados señalan que la integración es una quimera cuando los refugiados ni siquiera pueden ser reunidos con sus cónyuges, hijos o padres. Estas separaciones prolongadas también pueden tener profundas consecuencias negativas para los miembros de la familia que se quedan atrás.

Autor: Kristy Siegfried

* Artículo reproducido con el debido permiso de IRIN News. IRIN News no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo