Trump y los refugiados

38

La orden ejecutiva del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, que entró en efecto el viernes en la tarde, ha suspendido el reasentamiento de refugiados en los Estados Unidos por los próximos cuatro meses, bloqueando la entrada de nacionales Sirios completamente hasta nuevo aviso, y redujo la admisión total de refugiados al país para el año fiscal 2017 a más de la mitad.

Las acciones de la nueva administración estadounidense representan un serio revés a los esfuerzos de la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas, ACNUR – en conjunto con las más grandes ONG internacionales – para presionar a los Estados más ricos a tomar más refugiados en estos tiempos de niveles records de desplazamiento mundial.

Un comunicado respondiendo la orden de Trump, publicada conjuntamente el sábado por la ACNUR y la Organización Mundial para la Migración, señala que ¨las necesidades de los refugiados y migrantes a nivel mundial nunca ha sido más grande y el programa de reasentamiento de los Estados Unidos es uno de los más importantes en el mundo”.

La ACNUR estima que por lo menos 1,2 millones de refugiados están necesitando reasentamiento. Esto quiere decir que han agotado todas las otras opciones – estas personas no pueden regresar a sus hogares en el futuro previsible y no tienen una perspectiva de integración en el país que los acoge. Sin embargo el número de refugiados actualmente reasentados en terceros países representa una mínima fracción de esa necesidad. Entre Enero y Noviembre de 2016, sólo 115.000 refugiados partieron hacia los países de reasentamiento.

El año pasado, el ex Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon instó a los Estados a tomar por lo menos un diez por ciento del total de la población de refugiados (equivalente a cerca de dos millones de personas) a través de reasentamientos u otros canales legales. Pero el objetivo del 10 por ciento no llegó al texto final de una declaración adoptada por los Estados miembros en la cumbre de Septiembre en Nueva York, y el decreto de Trump es probable que resulte en una tendencia a la baja en los números de reasentamientos mundiales.

En la actualidad, cerca de dos tercios de los refugiados referidos para reasentamiento por ACNUR cada año terminan en los Estados Unidos. En el año fiscal 2016, el país reasentó cerca de 85.000 refugiados y el ex Presidente Barack Obama había recomendado elevar esta cifra a 110.000 en el año 2017.

De acuerdo con la orden ejecutiva de Trump titulada “Protegiendo a la Nación de la entrada de terroristas extranjeros a los Estados Unidos”, el reasentamiento de refugiados hacia los Estados Unidos este año tendrá un tope de 50.000, casi al mismo nivel de hace 10 años, cuando la demanda era significativamente más baja.

Salida “Radical”

Doris Meissner, quien dirige el grupo de especialistas del programa de inmigración de los Estados Unidos con sede en Washington DC, el Instituto de Políticas de Migración, dijo que la cifra de 50.000 fue establecida en la Ley de Refugiados de 1980 como un punto de referencia para las admisiones. El Ley autoriza al Presidente a superar esta cifra basado en necesidades humanitarias. De hecho, en ese mismo año, los Estados Unidos admitieron más de 200.000 refugiados, la mayoría de Vietnam, y hubo otro pico en número durante el comienzo de la década de 1990 como resultado del conflicto en los Balcanes.

Meissner describió la orden ejecutiva como una salida “radical” del historia estadounidense de larga data de admisiones y “de un sistema de valores que buscan proteger a las personas que están en gran necesidad”.

La suspensión de 120 días del programa tiene la intención de permitir al Departamento de Estado y al Departamento de Seguridad Nacional de revisar las solicitudes actuales y los procedimientos de selección para determinar si son suficientes para asegurar que aquellos aprobados para reasentamiento “no sean una amenaza a la seguridad y bienestar de los Estados Unidos”. Si lo consideran necesario, procesos de selección adicionales pueden ser introducidos.

El proceso de solicitud de reasentamiento y siendo seleccionados para ser admitidos en los Estados Unidos toma hasta dos años. La suspensión significa que incluso aquellos refugiados que han sido aprobados y estaban cercanos a abordar el avión tendrán que quedarse tranquilos hasta que la revisión haya finalizado.

Señalado

Para los refugiados Sirios, la espera es probable que sea aún mayor. La orden ejecutiva establece que el procesamiento de los nacionales Sirios debe cesar por completo, hasta que “cambios suficientes hayan sido hechos al [Programa de Admisión de Refugiados de los Estados Unidos] para asegurase que la admisión de los refugiados Sirios sea consistente con los intereses nacionales”.

Los Sirios componen cerca del 16 por ciento de las admisiones de refugiados a los Estados Unidos durante el año 2016 y han sido la nacionalidad principal que ha presentado ACNUR para reasentamiento en los últimos años.

En un comunicado reaccionando a la orden del Viernes, David Miliband, presidente y director ejecutivo del Comité de Rescate Internacional, señaló que los refugiados que entran el país a través del programa de reasentamiento ya se han sometido a un proceso exhaustivo de investigación de antecedentes por 12 a 15 agencias gubernamentales, haciendo más difícil para ellos el entrar el país por cualquier otra vía.

“Esta es una de las muchas razones para lamentar la decisión precipitada tomada hoy,” dijo Miliband. “En realidad, los refugiados están huyendo del terror – ellos no son terroristas.”

El Comité de Rescate Internacional es una de las ocho ONG contratadas para prestar ayuda a los refugiados que llegan a los Estados Unidos a través del programa de reasentamiento.

La orden ejecutiva también suspende por lo menos por 90 días la expedición de visas a nacionales y a muchas otras personas que viajen desde “países de especial preocupación”, los cuales el Departamento de Estado de Seguridad Nacional lista como Siria, Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, y Yemen.

Ibrahim al-Assil, un activista Sirio y analista político que ahora vive en Washington DC y está solicitando asilo en los Estados Unidos le dijo a IRIN que la prohibición de visado tendrá un impacto negativo dentro de los miembros de la sociedad civil Siria tratando de trabajar con los políticos en los Estados Unidos.

“Ya ha sido muy difícil el obtener visas para los activistas Sirios, y ello ha creado una brecha entre los políticos en la sociedad civil estadounidense y siria,” escribió en un correo electrónico.

“También tenemos estudiantes y profesionales que perderán la oportunidad de continuar sus estudios o realizar su trabajo, y esto sería malo para el futuro de Siria. Sin educación o trabajo, no habrá nadie capaz de reconstruir el país.”

¿Resquicio de esperanza para algunos?

La orden ejecutiva podría ser buenas noticias para un grupo de refugiados. Después de que la suspensión sea levantada, aquellos huyendo persecución religiosa podrían ser una prioridad si son parte de una minoría religiosa.

Meissner describió la clausula de religión minoritaria como “una manera de sortear la prohibición musulmana”. En la campaña electoral, Trump pidió una prohibición a la admisión de todos los Musulmanes al país, pero los oficiales de inmigración y seguridad señalaron que implementar una prohibición en base a la afiliación religiosa sería prácticamente imposible.

Ninguna de las medidas delineadas en la orden ejecutiva son inesperadas. Trump hizo alusión a todos ellos durante su campaña presidencial. De hecho, existía el temor de que él pudiera acabar con el reasentamiento de refugiados en los Estados Unidos por completo. Meissner señaló que la revisión del programa de admisiones de refugiados en los próximos cuatro meses será probable que revele que ya es “exhaustiva, rigurosa y dirigida a [permitir la entrada solamente] a aquellos que no representen un peligro”.

“Si este procesamiento ha tenido lugar en maneras que muchos de nosotros creemos que lo ha…. entonces esto crea un camino para la reanudación del programa,” ella le dijo a IRIN.

Los defensores de los derechos de los Refugiados también pueden estar contentos por el hecho de que la administración Obama logró traer más de 25.000 refugiados al país entre el comienzo del año fiscal en Octubre del año pasado y la toma de posesión de Trump el 20 de Enero de este año. Otros 25.000 refugiados podrían ser admitidos para este mes de Octubre, tras el levantamiento de la suspensión.

Pero mientras el programa es probable que continúe de alguna manera, no será el ejemplo que ha sido en los últimos 40 años para otros países que todavía siguen rezagados en el reasentamiento de refugiados.

“No es sólo acerca de los números, sino del liderazgo moral,” dijo Meissner. “Ese ha sido el papel que los Estados Unidos ha jugado en el sistema de protección internacional”.

*(Una versión anterior de este artículo fue publicada el Jueves antes de la firma de la orden ejecutiva y hecha pública).

Autor: Kristy Siegfried
* Artículo reproducido con el debido permiso de IRIN. IRIN no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

 

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo