Venezuela: un retablo en tres escenas

201

Venezuela vive el acorralamiento de la escasez y de las intrigas políticas. Desentrañar esto no es del todo fácil. Como ficción ya es complicada de imaginar, cuanto más como realidad y como realidad con sospechas de haberse provocado con irresponsable intencionalidad.

El juego es peligroso porque, de ser elaborado maquiavélicamente, se está jugando con el subconsciente colectivo de la gente (que raya con ser inconsciente desde el punto de vista psicológico y moral). Se crean ciertas condiciones objetivas (para usar el léxico marxista), impulsando unas condiciones subjetivas (que deberían implicar la concientización en vez de lo que hay, que es manipulación crasa, monda y lironda) para propiciar cierta “solución”. El problema de los que se oponen, que son más que los formalmente inscritos en la oposición, es darse cuenta y contrarrestar la narrativa desde unas condiciones de inferioridad mediática y operativa.

Y parece que en este escenario no se quiera dejar fuera a dos actores independientes de él y entre sí, como son Lorenzo Mendoza, el de las Empresas Polar, y las diversas Iglesias, especialmente la labor de Cáritas.

Más que escenario lo que hay es escenografía: todo conduce a una puesta en escena de la labor del Estado, en concreto el Gobierno, como para que destelle brillos bajo los reflectores de la redención. Con lo cual es pertinente señalar que la praxis se va apartando de las mejores páginas de Marx quien, muy combativo, creía a pie juntillas lo que predicaba… y en buena parte lo vivía. En Venezuela lo que se ha vivido simplemente ha sido un asalto al poder, simple y ramplón, con una coartada ideológica. Si la praxis confirma la teoría no es un tema que en verdad interese.

Inestabilidad, escasez y saqueos

El problema con el gobierno es que uno nunca sabe cuándo quieren solucionar y cuando se proponen empeorar. Cuándo les asesora los Castro y cuándo lo hace Podemos (¿Alfredo Serrano Mancilla?). Normalmente, desde antes que se inmortalizara el Comandante, todo intento de rectificar era una táctica militar de distracción. Así que la elección de Pérez Abad como vicepresidente del área económica, en sustitución de Luis Salas, no se sabe si es, exactamente, para corregir o distraer, esté él o no consciente de ello. Sus cuentas de recorte de las importaciones y aumento de la productividad nacional no cuadran, porque hay que dotar de alimentos y medicinas a la población, cosa que no aparece en los cálculos que he seguido.

Pero dado que la prioridad es la consolidación del modelo socialista, entendido este como control total sobre el poder, lo demás está en función de esto. La escasez puede ser, como realmente es, consecuencia nefasta de políticas erradas. Solo que al entenderse (o manipularse) en clave política, debe dársele la connotación de guerra económica. Ante la imposibilidad actual de que el Estado satisfaga todas las necesidades de la población y desplace al sector privado (que reivindica así su lugar y función social, lo que altera el esquema de hacer política), en vez de crear facilidades lo que se hace es manipular creando matrices de opinión que lo envilezcan al empresario y afines y siga la estrechez apretando el cinturón del estallido social del venezolano.

El último elemento suena, por supuesto, descabellado. Es jugar con la anarquía (no en términos ideológicos sino como desorden). Si algo científico en el sentido de las ciencias físicas puede haber en la realidad social y política, es el concepto de entropía: la pérdida irreversible de energía de un sistema que va generando procesos que tienden al desorden (caos). Los sistemas altamente energéticos o las materias compuestas por sofisticadas organizaciones moleculares requieren concentrar altos niveles de energía en sus enlaces para mantener cohesión y funcionabilidad. En los seres vivos la degradación y rompimiento total de los enlaces de sus compuestos orgánicos ocurre con el fallecimiento. Con lo que quiero decir que el desorden no es creador, sino degradador. Que se puede pasar a sistemas más complejos como evolución, pero que dichos saltos no pueden interpretarse como consecuencia del caos. Si acaso como consecuencia de algunos (no uno sino varios) con cuyo tesón arrastró a las sociedades para que pasaran a otro nivel de convivencia.

Este elemento tan obvio no lo es para aquellos que han leído el marxismo como un catecismo (cosa que debe hacer revolcar a Marx en la tumba). Porque Marx pertenece a un tiempo dominado por el racionalismo, bajo el esquema idealista de Hegel. Y su dialéctica y dotes de polemista lo hacían un temible adversario en el terreno de los duelos verbales. No en balde desplazó otras visiones socialistas “light” de su tiempo esgrimiendo su lengua. Pero a su estilo, era un racionalista. Su tesis doctoral versó sobre filosofía griega. Para los párvulos que aprenden de memoria unas cuantas consignas marxistas, tal cosa deja de ser obvia. En vez de Marx el intelectual se prefiere a Marx el iluminado. Porque un iluminado dice lo que ve sin necesidad de demostrarlo, convencer o razonarlo. Y si alguien no ve lo mismo es, por supuesto, porque no goza de idénticas experiencias numinosas. Otra que ser además un hereje. Así que no podemos esperar muchas luces de parte de la tropa de a pie.

Estos tales, del chavismo u oposición, solo consiguen hacer una lectura dialéctica de la realidad. El choque de fuerzas contrarias preludia el fin de un periodo. Hasta ahí podemos estar de acuerdo. Pero ¿hacia dónde? Unos cruzan los dedos considerando que es un enderezamiento de la democracia; otros consideran que, como reza la doctrina, hacia la consolidación del modelo socialista. Pocos suponen como escenario nada irreal que del choque global seamos catapultados hacia la degradación del Estado de Derecho a niveles de atomización de la sociedad. Que todo se reorganice en pequeñas constelaciones bajo la auriga de formaciones de facto, es un asunto que reta la imaginación. Un retorno a la barbarie, como camino deconstructivo para leer Doña Bárbara.

Pero detengámonos en aquellos que empuñan el poder y que, en teoría, están sentados en la cabina de pilotaje ¿por qué se emperran en no hacer nada o en hacer todo lo contrario a lo que dicta la sensatez? Porque la teoría marxista predice la lucha de clases, por lo que estamos ante una batalla más (¿o el Armagedón final del Apocalípsis?) entre la burguesía y el proletariado. Porque la realidad es dialéctica y avanza en el choque de contrarios por cuanto, de acuerdo al binomio Hegel-Marx, de este solo puede derivarse un salto cuántico de nivel en una síntesis superior: el Estado socialista. La situación actual sigue sílaba por sílaba lo que dijo Marx: de la agudización de las contradicciones sigue la Revolución popular que se haga con el poder y, al estilo de Mao Zedong, se ocupe en las labores de demolición del antiguo modelo liberal burgués. La guerra es la partera de la historia, decía Marx impulsado por la lógica del filósofo griego Heráclito. Si aplicáramos la sustancia gris a estas observaciones, sabríamos que sin plan Marshall Europa no se hubiese levantado de sus escombros; que ante la violencia extrema de una guerra nuclear, Nagasaki e Hiroshima son sus mejores metáforas.

De la escasez y la violencia de los saqueos surgirá la nueva sociedad… dicen. Pero la historia dice que sobre las cenizas de pueblos antiguos, otros foráneos han levantado civilizaciones. No los mismos que fueron incendiarios de sí mismos.

El intento de los CLAP

Los Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) hacen dudar de la desaparición del asesoramiento podemita y la injerencia castrista en el país. Porque, sobre todo en este caso, el marxismo no es otra cosa que la coartada perfecta para hacerse con el poder y no soltarlo. Primero porque, para quienes se arrogan el poder, se sabe la incoherencia rampante entre la prédica y la praxis. Es decir, han sido bautizados en (¿cómo decirlo?) un pariente no tan lejano de la Realpolitik. La cara que se vende es la crítica al capitalismo, que hasta la misma Iglesia admite como cierta en muchos casos. Lo que no significa que sea igualmente cierta o válida la receta para superarlo. El que el otro esté equivocado no me exonera a mí del error. O que el otro haya explotado a las masas de obreros y campesinos no me inmuniza a mí contra el abuso del poder. La Iglesia de Dios ha expresado el “mea culpa” por hechos abominables que contrarían la conciencia de su naturaleza y misión. Las mentalidades dialécticas fuerzan muchas veces soluciones en categorías blanquinegras. Ventajoso para los daltónicos.

Pero para los más pragmáticos, en el sentido que queremos darle, pueden muy bien distanciarse de las elucubraciones para atender lo práctico: su mantenimiento en el poder. Una cosa muy curiosa ha sido la acusación a las sociedades occidentales de exceso de ambición y carencia de solidaridad. Se supondría que dichas sociedades bien pueden manifestar su propósito de enmienda de manera concreta, que permitan considerar su deseo de rectificación. Pero cuando otro país, o la misma Iglesia, organizan acciones que preludian un nuevo orden mundial, donde el lucro no sea la máxima que rija las acciones, los profetas vernáculos del marxismo rechazan recibir estas muestras de solidaridad: ocurrió con el deslave de Vargas del 2000 con Estados Unidos (si bien había que conocer los términos de la ayuda) o, de manera reciente, con la Iglesia Católica y la pastoral social de Cáritas ¿Por qué? Porque solo el Estado (ni siquiera la sociedad) es quien debe distribuir los beneficios. Y el Estado es mucha gente. No es una maquinaria anónima. Pero todo el crédito se lo llevan quienes representan a perpetuidad a la nueva sociedad marxista. De la teoría de la dependencia que explicaba las relaciones internacionales entre el primero y el tercer mundo, se pasa a otro: la dependencia sumisa con el Estado.

El Dr. Óscar Elías Biscet, médico cubano, señalaba que el control del estado cubano sobre la sociedad se basa en el control del empleo y el control de la comida. Lejos de la emancipación e independencia personal o social, que estaría en la agenda clásica del humanismo marxista. Y, por supuesto, la polarización social. El enemigo es el otro que no piensa como yo, no importa la responsabilidad de quienes dirigen. No me preocupo si el que está al mando está representando mis intereses o necesidades. O, mejor dicho, lo que pueda encauzar al país por un camino de fraternidad y prosperidad.

Así que esta situación, de manera curiosa, que tiene toda la pinta de espontánea, favorece este esquema de sujeción. Y esto produce para los paladines de la nueva sociedad otra ventaja, parecida a la que se dio con el paro petrolero del 2002: muchas empresas y comercios bajaron entonces y bajan ahora las santamarías. O sea, se adelgaza el grosor de la clase media mientras se ensancha las clases pobres y emigración. Y esto, vuelvo a repetirlo, favorece el esquema de dependencia del Estado (los CLAPs).

El Estado se yergue como el paladín de la justicia (envía la violencia institucionalizada a poner orden) y solidaridad (a llenar los platos de los venezolanos). Pero no cae en cuenta que el desafío supera su capacidad operativa. No solo porque el Estado ha fracasado en ser productor, por lo que mal pueda garantizar el ser providente distribuidor batiendo su varita sobre la hueca chistera. De ahí la trampa en la que se encuentra y nos encontramos. De ahí el miedo de algunos no tanto a que esto se escape del control de sus manos, sino que se capitalice en las manos opositoras. A su mirada torpe, miope y ciega no aparece las posibilidades abismales de la nada.

Santería, paleros y otros sincretismos político-religiosos

En días pasados ocurrió la profanación de la tumba del insigne cantautor venezolano Alí Primera. Posteriormente corrió la noticia de las profanaciones de las tumbas de don Rómulo Gallegos e Isaías Medina Angarita ¿hechos aislados o relacionados? Puede que aislados. Por lo menos el primero de los otros dos. Porque la profanación del primero no conllevo remoción de los restos, en cambio en la de don Rómulo y, hasta donde sé, la de Medina, así fue.

Como digo, no se sabe si haya nexos con la primera profanación. Uno de los hijos dijo tener sospechas de la autoría de los hechos. En los otros, todo hace pensar en su uso para la santería. Cosa abominable, me refiero a la práctica con tumbas profanadas. Sé de amigos que han incursionado en el mundo de la santería y, sin concordar con sus creencias, no dudo de su buena intención. Rechazo la idea de que ellos tengan este tipo de prácticas mortuorias. Y prefiero ver en ello un uso político, igualmente deleznable.

Una visión político psicológica puede llevar a considerar tanto las profanaciones como los rituales paleros, en el caso de los expresidentes, como una forma de manipulación y sujeción. Una forma de amedrentar desde la forma cultural crédula de tantas personas. No me atrevo a pensar que el objetivo sea consolidar la lealtad de los propios, sino disuadir la tenacidad de los contrarios. De debilitar su sistema de creencias y ¿acaso debilitar la influencia cristiana de las iglesias en tantas conciencias? Pero la esta reflexión podría estar en las motivaciones de quienes, según el libro Los brujos de Chávez, del periodista hispano venezolano David Placer, tienen los intereses cubanos.

Queda la duda de qué pasa por la cabeza de insignes dirigentes del chavismo ¿teatro, psico-teatro, socio-teatro? Puede ser. Pero, dada la importancia cultural de lo sobrenatural para el venezolano (que raras veces concluye en fe y búsqueda espiritual), este asunto de invocar a los muertos y otros pormenores, le viene muy bien a cierta dirigencia. Lo cual permite deducir la manera como están viviendo los actuales momentos: lejos de seguridad, lo hacen con mucho nervio. Y la decisión de escoger los restos de insignes venezolanos habla de eso, del carácter definitorio con que interpretan la actual coyuntura. Carácter definitorio sea porque se consolide el modelo socialista venciendo a todos los enemigos o, como yo creo, porque se juegan el futuro de la Revolución en las actuales circunstancias.

Por supuesto que todo ello necesita ser procesado con la debida inteligencia. Porque si el llamado proceso desunió a los venezolanos, los momentos actuales deben servir para unirlos. Lamentablemente la capacidad analítica es escasa como para comprender las relaciones entre el modelo de Chávez y la situación con Maduro. Es hora de oración, no de cruzadas religiosas contra paganos. Por supuesto que quienes creemos en Jesús lo proclamamos, sin triunfalismos, como aquel que puede volver a conciliarnos como hermanos. Reconciliarnos.

Y, para los que les conceden una excesiva importancia a toda práctica de ocultismo (así catalogo los ritos con cadáveres), solo recordar que el demonio es el rey de la pirotecnia. Su capacidad de alarde es inconmensurable. Y que pretende llevarse más créditos de los que se merece. Así que es la hora de la oración, el amor y la reconciliación. Toda acción debe contener estas 3 dimensiones que, de paso, una buena oración “exorciza” las emociones que alimentan irracionalmente la violencia. Y en las prácticas de oración, además de la praxis cristiana, afirmamos que esta historia depende de Dios, de que nos mantengamos cercanos a Él. Que el mal se da cuando preferimos cualquier tipo de alejamiento, cuando nos dejamos seducir por la gloria, el poder, la riqueza o el placer como absolutos, por encima de Dios y su proyecto de fraternidad para todos. Con la oración atenazamos el mal demoníaco. No en principio porque lo neutralizamos a los pies de la cruz de Cristo, que también ocurre, sino porque reafirmamos nuestra vinculación con el Amor fundante. Fundamento de todo lo nuevo que requiere de nuestra participación ciudadana.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo

Compartir
Artículo anteriorConversatorio sobre la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco
Artículo siguienteSin instalarse ni mirar atrás
Alfonso Maldonado
Sacerdote diocesano. Estudios realizados en la Pontificia Universidad Javeriana y en la Pontificia Facultad Teológica del Teresianum, en Roma. Además en Biblia e historia del Carmelo Descalzo en Haifa (Israel) y de los santos fundadores del Carmelo Descalzo en España. Es profesor de teología en el Instituto de Estudios Eclesiásticos Divina Pastora en Barquisimeto y conductor del programa dominical “Razones para la Esperanza” en Unión Radio 870 am, en Barquisimeto (www.fama.fm/unionradio.htm). Activo bloggero. Redes sociales: @alfonsomaldonad. Correo: alfonsomaldonado63@gmail.com