Este artículo fue exportado desde Teología Hoy [ http://www.teologiahoy.com ]
En fecha: 17/10/2018 2:56:38 2018 / +0000 GMT
]
Autor: IRIN Foundation

Yemen: la crisis humanitaria más grande del mundo




Una batalla en la ciudad portuaria de Hodeidah en el Mar Rojo, amenaza con arrojar a Yemen aún más en las profundidades de la catástrofe humanitaria, cortando importaciones cruciales y desplazando a tantos como medio millón de personas.

Una coalición de fuerzas anti –Houthi, que incluye a combatientes leales al internacionalmente reconocido (pero depuesto) Presidente Abd Rabbu Mansour Hadi, una coalición dirigida por Arabia Saudita, y ahora según informes algunos combatientes que siguieron al ex Presidente Ali Abdullah Saleh cuando abandonó a los Houthis poco después de su muerte a principios de este mes, puede dirigirse a la ciudad.

La semana pasada, el Comité Internacional de la Cruz Roja advirtió que “la lucha a lo largo de la costa del Mar Rojo se acerca a áreas urbanas densamente pobladas”, los medios estatales del Emirato (los EAU son un miembro clave de la coalición) recientemente pregonaron que sus fuerzas estaban luchando en un área a unos 120 kilómetros al sur de la ciudad de Hodeidah.

Una operación a gran escala en la ciudad portuaria puede todavía ser evitada - una medida similar fue amenazado antes y pospuesta en parte gracias a unas disputas diplomáticas – pero los trabajadores humanitarios están sin embargo preocupados.

“El impacto humanitario de una batalla en Hodeidah se siente impensable,” dijo a IRIN Suze Vanmeegen, asesora de protección y defensa del Consejo Noruego para Refugiados. “Ya estamos usando palabras como ‘catastrófico' y ‘horrendo' para describir la crisis en Yemen, pero cualquier ataque a Hodeidah tiene el potencial de convertir una crisis ya alarmante en un espectáculo de terror completo – y no estoy usando la hipérbole.”

Hodeidah y sus alternativas

Las predicciones de hambruna se han acelerado en el último mes, luego de un bloqueo parcial por parte de la coalición liderada por Arabia Saudita en los puertos de Hodeidah y Saleef del Mar Rojo, controlados por el Houthi en Yemen.

Hodeidah importa la mayor parte de los alimentos básicos y combustible de Yemen, y los trabajadores humanitarios han argumentado durante mucho tiempo que es clave para evitar el hambre en un país donde las últimas estimaciones de las Naciones Unidas ponen a 8,4 millones de personas en riesgo de inanición.

A pesar de que las restricciones sobre las importaciones se han reducido, con algo de ayuda ahora permitida, pocos barcos han sido capaces de atracar en Hodeidah. Esta semana, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) dijo que si los barcos comerciales con comida y combustible no entraban pronto “tendremos una catástrofe humanitaria a gran escala de una magnitud mucho mayor que la que actualmente enfrentamos… Estará fuera del control de la comunidad humanitaria.”

Las Agencias de ayuda parecen tener planes de respaldo listos para una batalla en Hodeidah, los cuales podrían, en el peor de los casos, ver al puerto destruido.

El más recientemente publicado plan de contingencia, preparado cuando se pronosticaba una batalla en Marzo, dice que si Hodeidah se vuelve completamente inaccesible, el grupo de logística dirigido por el PMA (el cual facilita el transporte humanitario para varias agencias de ayuda) desviará algunas cargas a Aden.

El plan señala que si toda la carga es desviada a Aden “existe un riesgo concreto de congestión, resultando en retrasos considerables.”.

El transporte por tierra a través de convoyes desde Omán o Arabia Saudita – ambos tienen fronteras que están abiertas al intercambio comercial – están también sobre la mesa si el acceso a los puertos del Mar Rojo es limitado y ya no es factible para transportar carga desde Aden a las áreas del norte (principalmente áreas controladas por los Houthi) (ya es un viaje difícil).

Si bien la logística de los convoyes de ayuda masiva requería algo serio, sin mencionar un probable aumento en los costos de seguridad y el tiempo que toma el entregar la ayuda, no es visto como una pregunta imposible.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) le dijo a IRIN el mes pasado que está “ya utilizando todas las rutas terrestres alternativas disponibles para traer los suministros al país” desde el comienzo de 2017, a saber, los cruces terrestres entre Arabia Saudita y Omán.

Los empresarios comerciales – los principales proveedores de combustible y alimentos de Yemen – pueden ser capaces de adaptarse más rápidamente si Hodeidah se vuelve inutilizable, aunque los costos de seguridad (sin mencionar los sobornos en los múltiples puntos de control) serían pasados al consumidor.

En respuesta a los aumentos de los precios observados después de que las fronteras fueron cerradas – pero con alimentos todavía disponibles en los mercados – Oxfam le dijo a IRIN que había duplicado la cantidad de la asistencia mensual en efectivo que le da a 9.000 familias especialmente vulnerables de 24.000 a 48.000 rials (alrededor de $190 al momento de la publicación, pero los tipos de cambio cambian rápidamente en Yemen).

En general, el mensaje principal de la comunidad humanitaria sigue siendo que Hodeidah es irremplazable.

“La inversión de la comunidad humanitaria internacional para asegurar que el puerto de Hodeidah esté protegido y en condiciones para funcionar no es de ninguna manera arbitrario,” le dijo a IRIN Vanmeegen del Consejo Noruego de Refugiados (CNR). “Está basado en el temor fundado de que el uso de puertos alternativos tendría implicaciones de seguridad y costos que comprometerían la entrega de la ayuda y dejaría a más personas sin acceso a las cosas que ellos necesitan para sobrevivir.”

Muerte civil y desplazamiento

Una batalla no sólo amenazaría las rutas de suministro que son un salvavidas para los civiles: el área alrededor del puerto de Hodeidah está muy poblada y la lucha allí y en toda la ciudad podría significar la pérdida de vidas civiles y un mayor desplazamiento en una provincia que ya alberga a más de 100.000 personas desplazadas.

Shabia Mantoo de la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas, ACNUR, le dijo a IRIN que una intensificación del conflicto en Hodeidah podría llevar a un ¨desplazamiento a gran escala de entre 100.000 y medio millón de personas¨.

“Nosotros… esperamos un desplazamiento continuo si las hostilidades se intensifican y prolongan en la costa oeste, agravando aún más las necesidades en lo que es la crisis humanitaria más grande del mundo en la actualidad,” dijo Mantoo.

No ha habido un desplazamiento masivo en la zona todavía, “pero esto probablemente se atribuye tanto al entorno de seguridad volátil como a la obstrucción de las carreteras que obstaculizan el movimiento,” agregó ella.

Mantoo dijo ACNUR tiene la ayuda de emergencia lista en Hodeidah, lo suficiente para ayudar a 2.000 familias desplazadas, y se están preparando para reservas adicionales para más de 20.000 familias.

Vanmeegen de la CNR señaló que si bien existen planes para un escenario de emergencia, no hay “garantía de que la ayuda pueda entregarse tan rápidamente o tan efectivamente como sería necesario.

“Nuestros almacenes son demasiado vulnerables para atacar y las autoridades de todo Yemen continúan impidiendo activamente el acceso de los agentes humanitarios a las personas necesitadas,” dijo ella.

Mientras tanto, la capital, Sana'a ha visto menos lucha en las calles en los últimos días, pero por lo menos 30 personas fueron informadas como asesinadas en ataques aéreos, con otros 80 heridos.

Autor:

Autor: Annie Slemrod

* Artículo reproducido con el debido permiso de IRIN NEWS. IRIN NEWS no se hace responsable por la traducción. La traducción ha sido realizada por Francisco Luciani para Teología Hoy.

 

 


Post date: 2018-02-01 14:04:27
Post date GMT: 2018-02-01 14:04:27
Post modified date: 2018-02-01 14:31:55
Post modified date GMT: 2018-02-01 14:31:55

Formato del artículo: MS Word. http://www.teologiahoy.com