¿Hombre o Dios?

217

Cual podría ser la cualidad o situación mas valiosa de nuestras vidas? Serán los bienes materiales en abundancia, un excelente negocio o empleo, la fama o el poder? Para aquellos que la han perdido, independientemente de todos los bienes que hayan en sus vidas, la perdida mas grande probablemente sea la salud. La riqueza material, la posición social, las metas e ilusiones que aun pudieran existir, todo pasa a segundo término cuando no hay salud. El instrumento a través del cual podemos experimentar los beneficios de todas estos objetos y situaciones es el cuerpo, y si éste se transforma en una fuente de dolor o enormes limitaciones, nada vuelve a ser igual.

Sin embargo, hay otras perdidas que pueden ser peores: la muerte de un hijo, de nuestr@ espos@, de nuestros padres, hermanos o amigos son golpes muy duros, y de todos estos tal vez perder a un hij@ sea lo peor. Se dice con frecuencia que un padre o una madre no deberían de pasar en vida por la experiencia de ver morir a un hijo o hija.

Existen pérdidas son como gotas de agua cayendo en nuestra cabeza, pequeñas cuando es una y terribles cuando no cesan al paso de los años. Estas perdidas o fuentes de dolor pueden ser generadas por muchos motivos: problemas conyugales, deudas económicos, todo tipo de cuestiones laborales o legales, hijos que han perdido el sendero, vicios, adicciones, miedo, depresión, odio…

Al leer esta colección de dificultades, me sorprende la cantidad y variedad de detonantes que con frecuencia nos afectan. Por experiencia propia, conozco lo frágiles que somos y la facilidad con la que perdemos nuestro balance emocional. Cada día que vivo yo mismo experimento una gama de emociones muy variadas que van desde la paz y la gratitud por la vida que hoy disfruto, hasta todo tipo de dudas, conflictos, temores y enojos generados por un desorden interno. La mayoría de estas nubes negras se disipan rápidamente aunque otras pueden durar un poco mas, sobre todo si el motivo que disparó ese sentimiento sigue activo.

Dudo mucho que esta gama tan variada de vientos que soplan de todas direcciones sea exclusiva de mi persona, y si esto es así, eso explica en parte porque los seres humanos somos tan conflictivos: mente de monos dijo el sabio, y tal vez tenga razón: monos hábiles, pero monos a fin de cuentas.

Sin embargo, hay muchos seres humanos que han encontrado una fuente de equilibrio que permite transformar todo ese ruido interno en una melodia. Los métodos que han usado no son mágicos, pero si son mas eficaces. Cuando no entendemos la inmensa fuerza interna que todos tenemos, y la vemos a través de las acciones de un ser iluminado, inmediatamente los catalogamos como seres superiores.

La vida de Jesus en el Nuevo Testamento tiene un lapso donde nada se sabe de el,  entre sus 12 años de edad y los 30, cuando comenzó su vida publica. Es obvio que durante ese tiempo este ser humano siguió desarrollándose y aprendiendo de lo que seguramente fueron fuentes diversas de inspiración. Los Evangelios en el Nuevo Testamento vuelven a presentarnos su vida a sus treinta años de edad, cuando se retira 40 días y sus noches para ayunar y vivir en soledad, alejado de la gente.

Los Evangelios nos dicen que el diablo lo visita y lo tienta con tres opciones: aceptar la oferta del malévolo para convertirse en el nuevo líder de los Judios, obtener riquezas y vivir en la abundancia, tentación que probablemente tenía algo que ver con la opresión hacia los Judíos por parte de los Romanos.

La segúnda tentación es la de apagar su hambre pidiéndole a Dios que hiciera llover alimento del cielo.

La tercera tentación sugerida por el diablo fue que se arrojara de lo alto para que los Angeles de Dios lo rescataran y previnieran su muerte segura  al caer al fondo del barranco.

El rechaza todas estas tentaciones, que pienso yo fueron conflictos propios con las que tuvo que lidiar antes de comenzar su vida publica como Redentor.

Jesus fue un ser humano que decidió hacer a un lado toda situación que le pudiera estorbar en su plan para concientizar al oprimido pueblo Judío de que nada ni nadie podía bloquear su derecho a fundirse en la dicha de Dios mismo, ni siquiera el Sanedrín o los mas de seiscientos preceptos establecidos por el Judaísmo.

Su mensaje consistió en hacer a un lado todo aquello que fuera pecado, por la simple y sencilla razón que esto genera culpa que es un obstáculo para nuestra paz muy difícil de superar.

Con la paz de saber que sus pecados eran perdonados, la sabiduría que emanaba de sus labios era asimilada con facilidad.

Su propósito no fue el de derrocar al Judaísmo, sino el de abrir los ojos del pueblo para que se permitieran a si mismos sentirse dignos de Dios.

Jesus quería abrir los ojos de todos los que rodeaban y aunque mucha gente lo escuchó en vida (que privilegio!), muchas mas lo negaron, algunos por interéses creados, por temores a represión o por ignorancia.

Después de su injusta muerte, vestigios de sus palabras e intenciones comenzaron a ser explicadas por tierras cada vez mas lejanas, hasta que hoy, más de dos milenios después de su muerte, conocemos bien las palabras que describen su vida en los Evangelios.

A pesar de la buena intención, a mi manera de ver los Evangelios no recogieron la totalidad de su mensaje ni de su proyecto de vida. Se han encontrado otros Evangelios aun no publicados de María Magdalena y Santo Tomás. Que explicarán estos documentos?

Pablo fue tal vez quién mas habló, hizo y escribió sobre Jesus sin haberlo siquiera escuchado. La mayor parte del Nuevo Testamento son libros escritos por el.

Jesus se le aparece en el desierto preguntándole porque lo persigue, y Pablo se transforma totalmente. El hecho es que Pablo no lo escuchó en persona ni lo comprendió mientras Jesus vivía. A la fecha seguimos leyendo la sabiduría y la inmensa fuerza de sus palabras. Sin embargo, para ese entonces a Jesus ya se le llamaba Hijo Unico de Dios y en algúnas ocasiones, esto genera confusión.

Decidimos transformar a Jesus, este hombre capaz de pronunciar las palabras mas sabias jamas habladas, de hacer milagros, de resucitar muertos (y a sí mismo) y de ascender al cielo, llamándolo Dios. Al hacerlo creo que le restamos mérito al hecho que Jesus fue un ser humano como nosotros, que decidió elevarse por encima de todo límite antes alcanzado para convertirse en luz misma de Dios, pero siempre como un ser humano incomparable.

Fué un hombre que pudo haberse enamorado, tener hijos, familia, una vida cómoda y ser feliz, y que renunció a todo esto por ese amor tan grande que sintió hacia todo ser humano.

Cuando observo a Jesus colgado en un crucifijo en lo alto de una iglesia, me entristece no solo el recordar la manera tan injusta y tan salvaje como fue tratado, sino también por siento que no nos atrevemos aun hoy a decir la verdad que el quiso que escucharemos.

Al catalogarlo como Dios, lo alejamos de nuestras posibilidades porque, como podremos nosotros, nacidos con el pecado original, siquiera pensar que podemos ser como Dios?

Jesus fue engendrado y nosotros creados, nos dicen. No hay posibilidad alguna de poder ser como el, ni de derribar muros y eliminar la oscuridad, pues no somos Dioses. Esto es lo que me pesa, pues al alejarlo de nuestra realidad nos condenamos a nosotros mismos; tal vez por eso su semblante aún sufre en todos los crucifijos. Esto para mi, es otra ofensa mas a su memoria, un error probablemente ocasionado inocentemente y como consecuencia de dos mil años de traducciones a todos los idiomas de este planeta. Aunque tal vez esté yo equivocado, esto es lo que siempre grita desde mi interior.

Su propósito no fue convertirnos en magos o hacedores de milagros, sino en hacernos ver el inmenso de poder de transformación que puede emanar de nosotros cuando nos fundimos en la dicha de Dios. Este poder nos da la fortaleza no solo para perdonar toda ofensa recibida, sino para saber que podemos transformar toda oscuridad en luz, todo temor en amor, toda duda en certeza. Jesus dio su vida para hacernos entender que solo viviendo fundidos en Dios es como podemos vivir en paz y fuera de Dios la vida tarde o temprano se convierte en un martirio. La vida alejados de Dios es un absurdo.

Tal vez la perdida mas grande para nosotros sea el desperdiciar este milagro recibido que es la vida, viviéndola con los ojos cerrados, llenos de perjuicios y miedos, como ciegos caminando junto a una barranca, temerosos e inseguros pues a cada paso podemos caer.

No es esto lo que le pasa a la humanidad en nuestros dias? Lo leemos y escuchamos cada hora del día, y aun así los problemas no cesan, las tragedias continuan, las guerras, la corrupción y la inmoralidad aumentan.

Creo yo que el tiempo ha llegado para hacer un cambio permanente. El mensaje real de Jesus es muy sencillo. Solo con amor llega la luz.

Descargar como:  PDF |   Microsoft Word |   Texto Plano   –     Imprimir Artículo